Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Un Atlas ambiental innovador

Una jornada de reflexión se realizó en la Ciudad del Saber para analizar la obra América Latina y el Caribe, Atlas de un ambiente en tra...

Una jornada de reflexión se realizó en la Ciudad del Saber para analizar la obra América Latina y el Caribe, Atlas de un ambiente en transformación, desde tres puntos de vista, (Educación/Información, planificación y gobernanza). Pareciera algo fuera de lo común discutir desde varios ángulos sobre un ‘libro de mapas’. Es la primera idea que surge en la mente de quien escucha hablar del tema. Sobre todo, porque la tradición lo remite a esa recopilación cartográfica sin mayores palabras y que requiere de un geógrafo para interpretar la valiosa información que en ella aparece.

Este documento que es diferente, ha sido editado por el Programa de Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA), el Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe (CATHALAC) y con el auspicio de la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID).

Esta novedosa publicación recoge un conjunto de imágenes, mapas y otros datos visuales que dan un panorama de la región, realidad que es cambiante por diversos factores. Su contenido es sumamente actual porque se refiere a los fenómenos específicos de la situación ambiental; mientras sus viñetas recogen el testimonio de los diferentes escenarios.

La extensión del territorio de América Latina alcanza aproximadamente a 20 millones 800 mil kilómetros cuadrados; casi la mitad del continente e incluye varias subregiones, como América del Sur, México, Centroamérica y las islas del Caribe, que forman el arco peninsular para encerrar ese mar entre el Atlántico y tierra firme.

Estas características dan al área una fisonomía particular, porque su estructura morfológica es muy compleja en regiones que van desde el nivel del mar hasta los 6 mil 800 metros de altitud, lo que supone la existencia de una gran cantidad de zonas de vida y, por tanto, una rica biodiversidad.

El atlas refleja mucha certeza basada en importantes recursos, una detallada revisión de la multiplicidad de accidentes que caracterizan a América Latina y el Caribe. Esta exposición se hace en tres capítulos; El contexto físico, Una tierra en constante cambio y La realidad del cambio ambiental.

Se hace además, revisión de la biodiversidad existente y se resalta que ella constituye la memoria de vida en el planeta. ‘Los sistemas vivos han basado su supervivencia en el largo plazo de ajustes selectivos de sus mecanismos biológicos, mutaciones genéticas, variaciones en las interrelaciones ecosistémicas y el comportamiento de grupos y personas hasta llegar a la complejidad de los ecosistemas actuales’.

También informa que la región cuenta con la mitad de los bosques tropicales en el mundo; 33% del total de los mamíferos; 35% de todas las especies de los reptiles; 41% de las aves y 50% de los anfibios. Se afirma, además, que hay varios millones de invertebrados, entre 10 y 20 millones.

Además de los aspectos físicos y ambientales, el atlas analiza la situación de la población. Se menciona que han existido cuatro periodos de variación; el primero se caracteriza por la disminución de cincuenta a cinco millones. Luego, vino el aumento lento en dos siglos (del siglo XVII al XIX), moderado de 1850 al 1950 y acelerado en la segunda mitad del siglo XX.

El documento resalta que en cuanto a los indicadores sociales, se percibe el descenso de la población pobre y extremadamente pobre; a pesar de esto, hay la paradoja de que ‘sigue siendo la región con más desigualdad del planeta’. Esta condición ha ocasionado una lógica presión sobre los recursos que se sustenta con imágenes precisas en cada país.

En la jornada de reflexión, se mencionó la capacidad del atlas para emplearse en diversos usos con objetivos educativos, periodísticos y de comunicación; además para su aplicación en planificar, en amplia variedad de campos, desde los ámbitos productivos hasta la urbanización y para la toma de decisiones en diferentes niveles de la gobernanza.

En el último capítulo dedicado a los cambios, hay un balance comparativo en los territorios, en función del tiempo, con apoyo de cifras, estadísticas y cartografía, para dejar constancia del estado de los recursos, como es el caso del agotamiento mineral, por el proceso de extracción desmedida en diferentes áreas, sin el balance planeado.

El libro contiene casos pormenorizados de las diferentes situaciones que caracterizan el territorio de América Latina y el Caribe durante los últimos años.

Este es quizás el aspecto innovador de este documento de 313 páginas y que le hace una herramienta de consulta sumamente necesaria para comprender la dimensión crítica del conjunto ambiental de esta región en el planeta.

*PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.