19 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Persiste metedera de mano

En medio de los escándalos que enfrenta el gobierno, no sólo persiste la metedera de pata, sino también de mano.

En medio de los escándalos que enfrenta el gobierno, no sólo persiste la metedera de pata, sino también de mano.

Son varios los casos recientes que se denuncian: incremento exorbitante de la deuda pública, la compra de los corredores, la construcción de la Torre Financiera, uso de los fondos del proyecto de Prodeso, desgreño administrativo en la Caja de Seguro Social, compra de los terrenos donde se va a construir el hospital para la zona Norte del país, entre otros.

Durante lo que va de la gestión de gobierno de Martinelli la deuda pública, hasta el mes de marzo de 2011, se ha incrementado en 1,120 millones de dólares más. A este endeudamiento hay que sumarle el incremento de los ingresos del Estado en un 16.5% respecto al año pasado. La pregunta obligada es: ¿en qué se utilizan estas cifras millonarias de dinero si las demandas sociales del pueblo siguen sin atender? ¿Es parte de la metedera de mano?

Por el otro lado, la defensa a capa y espada de los megaproyectos de construcción y la compra de corredores, pareciera ser la fórmula para los negociados desde la esfera pública.

En el caso de la Torre Financiera (la Tuza), el titular del MEF, Alberto Vallarino, se constituye en su principal promotor y defensor, pese a los inconvenientes y rechazo que el proyecto genera. El interés del ministro parece estar asociado a su vínculo con el Banco Prival (sucesor del ex Banistmo, del cual Vallarino era accionista), al cual se le otorgó la potestad de realizar la asesoría financiera del proyecto.

Juan Carlos Fábrega Roux, director de Prival, está vinculado al actual gobierno (primo del ministro de Asuntos para el Canal, Rómulo Roux; ex accionista de Banistmo y junto con Vallarino socio en los hoteles Bristol y Buenaventura), siendo designado en varias comisiones por parte del Órgano Ejecutivo, entre ellas, la que auditó los corredores Norte y Sur tan cuestionado por financistas e ingenieros por el sobreprecio de compra. Además, integra la junta directiva Empresa Nacional de Autopistas (ENA) y representa al Estado en la junta directiva de Petroterminales de Panamá.

Pero, el artífice de la estafa de Banistmo (sobre la que Frenadeso interpuso una querella penal, que fue engavetada por la procuradora de ese entonces, Ana Matilde Gómez), Vallarino, también está detrás del negociado de la compra de los corredores. En un medio de comunicación social Vallarino señaló que para la adquisición de los corredores se emitirán bonos de ENA a través de HSBC (que adquirió Banistmo) y del Global Bank (donde Ricardo Martinelli es accionista).

Mientas ello sucede, en la CSS se encuentran agotados 123 insumos de la sala de operaciones; sin embargo, Guillermo Sáez Llorens (socio de Martinelli), tan pronto ocupó el cargo de director de la CSS nombró a allegados suyos con salarios exorbitantes y adquisición de autos de lujo, en medio de las grandes penurias existentes.

La Cinta Coimera, que hoy Martinelli reivindica, parece ser otro de los escenarios de negociados. Se ha dado orden de proceder a la tercera fase de la Cinta Costera, sin importar las observaciones de la UNESCO ante los riesgos contra nuestro patrimonio histórico (Casco Antiguo).

El ministro de Salud, Franklin Vergara, también tiene lo propio, intento de compra por encima del precio de hospitales móviles, compra de terrenos para construir hospitales en lugar de utilizar terrenos estatales.

Prodes, parece ser también el escenario de los ‘pequeños negocios’, para controlar autoridades locales, dado los recursos financieros que se asignan para obras comunitarias.

En medio del descontento nacional ante el incremento de la corrupción, la impunidad y el deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de los panameños, Ricardo Martinelli incrementa el pie de fuerza policial, establece aumentos de salarios y ascensos a policías, con lo cual asegura las condiciones para enfrentar la movilización social con represión, tal como ha venido sucediendo con pobladores, estudiantes, indígenas y obreros.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI — FRENADESO.