Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La mutilación sexual

W aris Dirie, una mujer sumamente hermosa, nace en 1965 en el seno de una familia nómada somalí y de extrema pobreza. A sus tres años fu...

W aris Dirie, una mujer sumamente hermosa, nace en 1965 en el seno de una familia nómada somalí y de extrema pobreza. A sus tres años fue mutilada genitalmente como ritual de iniciación realizado a niñas de algunos países de África, Oriente Medio, Asia, Europa y Australia. En América solo se tiene conocimiento de esta práctica en una tribu indígena cuando en una nota periodística de Agence France-Press, publicada el 5 de enero de 2012 señala: ‘Muere bebé por ablación de clítoris en comunidad indígenas de Colombia’.

La ablación del clítoris es la mutilación de los genitales externos femeninos —conocida por sus siglas MGF— para evitar sentir placer sexual, llegar virgen al matrimonio y que solamente tenga hijos con el marido. Existen varios tipos de ablación: amputación del prepucio del clítoris (circuncisión) pudiendo extirparse en parte o en su totalidad el clítoris (clitoridectomía). Otra forma consiste en la escisión o mutilación total o parcial del prepucio del clítoris y los labios menores, conservando solo los labios mayores. Después del acto, se cose ambos lados de la vulva hasta que quede cerrada, dejando una abertura para la sangre menstrual y la orina. Según Amnistía Internacional la cifra es de 110 millones de mujeres clitoridectomizadas y de dos millones de niñas por año en veinte países distintos.

Waris, antes de convertirse en una modelo famosa, pasa por momentos angustiantes. A la edad de trece años huye a través del desierto a la capital de Somalia, antes de ser entregada por su madre a un anciano en un matrimonio arreglado al que ella se oponía. Con la ayuda de familiares, se traslada a vivir a Londres, donde trabajó como doméstica y recibía malos tratos. Vive como indigente en las calles londinenses y consigue trabajar como empleada de limpieza en un restaurante, donde fue descubierta por el famoso fotógrafo inglés Terence Donovan cuando tenía 18 años. Poco después fue la primera mujer de color que apareció en las portadas de las grandes revistas europeas y de grandes marcas de ropa y de productos de belleza. Además, de protagonizar algunas películas, aún a sus 47 años y siendo multimillonaria continuamente aparece en las pasarelas de moda de Londres, Milán, París y Nueva York.

En la cumbre de su carrera como modelo y escritora habla por primera vez sobre su mutilación genital, lo cual recibe la atención de los medios de comunicación de todo el mundo. Es embajadora especial de la ONU contra esta depravación. La película Flor del Desierto está basada en su vida, así como, en su conmovedor libro con el mismo nombre. Es autora de varios otros libros, obteniendo premios por sus ventas. En uno de ellos, Niñas del Desierto, comienza una campaña a nivel europeo contra la MGF. En 2007 publica Cartas a mi madre y se convierte en un éxito de ventas. En el año 2002 crea Waris Dirie Foundation en Viena, la cual recolecta dinero para ayudar a las víctimas de este maltrato. Waris por su perseverancia ha sido galardonada y condecorada en muchísimas ocasiones en su lucha por los derechos de la mujer.

La pérdida casi total de la sensibilidad sexual es la principal consecuencia para las afectadas con el añadido trauma psicológico cuyas heridas tardan en cicatrizar. Hay niñas y mujeres que mueren desangradas o por infección en las semanas posteriores a la intervención, ya que se realiza de manera rudimentaria, a cargo de curanderas o mujeres mayores y con herramientas como cristales, cuchillos y cuchillas de afeitar.

En nuestro país, si bien no se practica la MGF, existen otros tipos de mutilaciones que lesiona el alma de la mujer panameña en su niñez y adolescencia, desde el maltrato en todos sus niveles hasta causarle la muerte. Para el 2010, en Panamá se reportaron 609 nacimientos en menores de menos de 15 años y 12 mil 944 nacidos vivos entre jóvenes de 15 a 19 años. En los primeros cinco meses del 2011 se reportaron 1,441 consultas de adolescentes de entre 15 y 20 años en estado de gravidez. Este año, en el mismo periodo, se atendieron 1,455 consultas. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, en América Latina y el Caribe los embarazos de adolescentes representan el 18% del total de embarazos, la segunda tasa más alta del mundo después del África Subsahariana.

El que una adolescente de cualquier edad quede embarazada, estamos hablando de una realidad que es posible que le suceda a cualquier criatura sin importar su estado socioeconómico. La degradación del sexo ya es parte de nuestra cultura, como lo es la MGF en países donde es aceptada. No es justo que la mujer en ninguna de sus edades sufra por la ignorancia de unos cuántos pervertidos. La mujer debe aprender a defenderse de sádicos, masoquistas y asesinos que no escatiman esfuerzo alguno por aprovecharse de la inocencia de estas criaturas viviendo a merced de la idea de que las mujeres son figuras anónimas y sin personalidad. Un gran número de ellas se sienten frustradas, sin valía alguna y apenas ven posibilidades de escapar de sus desdichadas vidas. Es por ello, que se hace necesario dar una correcta educación sexual a los jóvenes, prepararles para la maduración sexual, que es derecho y responsabilidad de los padres e hijos. Hay que ayudarles gradualmente a comprender el valor de la sexualidad.

ESPECIALISTA DE LA CONDUCTA HUMANA.