Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La cultura en la ley

Es evidente que el Derecho en nuestro país no fue una facultad que adoptó el Estado en aquella época, a nuestra separación o independenc...

Es evidente que el Derecho en nuestro país no fue una facultad que adoptó el Estado en aquella época, a nuestra separación o independencia, cada persona al nacer en aquellos años, aunque fuera esclava en su crecimiento, ha sido testigo de que posee derechos naturales, pero de que en ese momento el sistema fuese diferente no se descarta que existía, por lo menos, las formas de expresar la injusticia.

El ordenamiento jurídico de nuestro país refleja las normas, leyes y decretos que formaron parte de una organización jurídica continental europea, y que fueron creadas con el objetivo de regular las conductas humanas, adoptando sistemas y códigos como, por ejemplo: el Derecho Romano, el Código Civil de Napoleón, las compilaciones de Justiniano.

Es bien cierto que Panamá, por su posición geográfica y los servicios que ofrecían y que han predominado, como, por ejemplo, servicios marítimos, fue lo que fundamentó de forma y fondo la creación de nuestra primera constitución. Claro está, reconociendo y adoptando las ideologías, francesas luego las colombianas, como base de un proyecto, pero siempre bajo las justificaciones de regular las relaciones patrimoniales y ofrecer un Estado de derechos para todos.

En 1904, grupos de la alta burguesía, gobernaban al país, limitando y marginando las oportunidades de los campesinos de expresar sus ideas que muy bien podrían haber realizado aportes para mejores beneficios, sin menoscabar los estudios científicos de los profesionales en aquellas épocas.

La expresión de las ideas siempre ha sido una problemática, debido al poco auge y valor que se le inmiscuían al arte, a la cultura y las actuaciones de los grupos marginados o subordinados. No fue hasta hace muy poco en que Panamá logró incentivar en el arte panameño, no solo en la cultura de los grupos de clase social media-baja, sino más bien en aquellas comunidades de extrema pobreza, y su arte fue tomando el aspecto cultural que debió ser enfatizado no solo en el folklore, sino en la aceptación y la oportunidad de estos miembros a expresar y transmitir sus conocimientos intelectuales, ya sea por medio la expresión artística, oral, escrita, sonora, teatral y estas muestras de interpretación del arte, estuvieron acondicionadas al progreso económico, social, político y cultural.

Es por ello que el legislador debe tener en cuenta que la cultura predomina en su orden de prelación ante el intelecto y conocimiento de la persona que proponga el proyecto de ley, de esa manera garantizaremos las formas alternativas de solución de conflictos y un desarrollo nacional de manera objetiva en la administración pública y subjetiva sobre la influencia a las comunidades. Así se permite que grupos de escasos recursos participen en el fomento de la cultura. La cultura como principal causa de estudio en Panamá.

*ABOGADO.