Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Respeto y amo la libertad

A spiramos a ser libres para amar, pensar y hacer lo que nos venga en ganas. Si lo tuviéramos, ¿seríamos libres de veras? Tantos nudos n...

A spiramos a ser libres para amar, pensar y hacer lo que nos venga en ganas. Si lo tuviéramos, ¿seríamos libres de veras? Tantos nudos nos atan que somos incapaces de lograr la verdadera libertad, el hecho de ser cada cual lo que quiera y sentir que su pensamiento vuela en busca de remembranzas que nos pertenecen. Pero nos limitan factores externos que no permiten ser totalmente libres. La libertad no consiste en librarse de la ley, sino de la pasión o del impulso. Es lo opuesto a la esclavitud, a la servidumbre o la dependencia, es el derecho a escoger entre varias opciones y a disentir de otras opiniones porque eso nos lleva a un mundo libre. Voltaire le decía a Rousseau: ‘No estoy de acuerdo ni con la palabra de lo que decís, pero defenderé hasta la muerte vuestro derecho a decirlo’. Disentir es una de las libertades que muchos no permiten a los demás. Cada uno siente como únicos sus propios pensamientos.

La libertad es uno de los valores más importante en la vida porque sin ella no somos dignos de vivir; no estamos en condiciones de sentir el verdadero valor de la existencia y no tenemos la posibilidad de conocer los demás valores que deben rodear nuestras actitudes. Si bien es cierto que el mundo está demasiado atado como para ser libres, nuestro instinto nos dice hacia donde marchar para lograr y conservar ese valor.

Por eso es importante que la libertad a pensar sea guiada por una buena educación y que nadie interfiera en ella.

Somos libres si sabemos lo que queremos y qué hacer, cómo actuar. Cuando algo intenta quitarnos la libertad, no importa quién sea, aunque se llame padres, es mejor que pidamos piedad por ellos para que algún día les llegue la calma. Pero es bueno decir que la paz es la base de la libertad porque no hay una sin la otra. ¡Háblanos libertad para darnos tus enseñanzas porque estás en el hombre que labra la tierra, en el que construye con sus ideas el altar de la patria; en el niño que carga en su espalda los libros del saber; en el viejo que ha vivido y ha aprendido lo que significas! Habla en nombre de todos los oprimidos, por aquellos que te tienen y que rueguen para que les llegues a los que te anhelan.

El concepto de libertad debe enseñarse en las escuelas como uno de los valores imprescindibles, para que desde niños o jóvenes estén familiarizados con ella y aprendan a valorarla y amarla. Tenemos que despertar en ellos el deseo inquebrantable de vivir con la libertad y sentir que quien es libre, logra lo que quiera porque tiene libertad para hacerlo.

¡Oh Libertad! Si tan solo pudiera alcanzarte y librarme de las cadenas que atan mi vida al pasado y mi temor al porvenir. Buscamos ser libres, mas… ¿libres de qué? Si logramos lo que deseamos, debemos renunciar a otras aspiraciones y si alcanzamos la meta perseguida, debemos reprimir la libertad del deseo de volar lejos donde nadie pueda alcanzarnos, donde podamos reír sin restricciones, amar a quien nos ama y ofrecer todo lo que guardamos dentro. Utilicemos nuestros pensamientos e ideas para reforzar la libertad.

Con estas reflexiones me pregunto ¿Cuándo encontraremos la libertad? Cuando respetemos a los demás en sus pensamientos y sentimientos porque para eso Dios nos puso a vivir en sociedad y en comunidad. Entonces, amemos y respetemos la libertad y sintamos que ella nos pertenece hoy y siempre con la creatividad que hace libre a los hombres.

MÉDICO-ROTARIA