Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La educación superior y las personas con discapacidad

La educación en todo el mundo ha sufrido grandes transformaciones en los últimos años, debido al interés de la sociedad porque todo indi...

La educación en todo el mundo ha sufrido grandes transformaciones en los últimos años, debido al interés de la sociedad porque todo individuo miembro de la misma tenga acceso a una educación de calidad en un marco de igualdad y equidad.

La educación tradicional se ha caracterizado por brindar una oferta educativa centrada en las necesidades colectivas y muy poco o nada en las individuales, a pesar de que se habla fácilmente de un ‘currículo flexible’ que muchas veces no lo es.

Una educación con equidad e igualdad de oportunidades amerita que el sector formativo, en el caso que nos ocupa, la Universidad, en su totalidad realice los ajustes partiendo de su realidad y tomando en consideración las políticas que en materia de atención a la diversidad se han aprobado a nivel mundial y nacional.

La inclusión plena de las personas con discapacidad en todo el mundo ha pasado por diferentes etapas, ha sido motivo de debates en los más destacados organismos internacionales y nacionales; pues, pese a la firma de un número plural de declaraciones, acuerdos, leyes, decretos, la sociedad violenta los derechos de dichas personas, haciéndolas cada vez más vulnerables, obligando a que este sea un tema prioritario en muchas agendas de Estado.

A pesar de que ha sido larga y difícil la lucha que han librado las asociaciones de personas con discapacidad, sus familiares y amigos, ahora es más común y casi natural ver a estas personas en las aulas de clases de los diferentes niveles educativos, especialmente en los centros de educación básica y de educación media. Sin embargo, el nivel de educación superior sigue siendo una meta casi inalcanzable para muchos de ellos, porque aun terminando la educación media, el nivel universitario les impone obstáculos muchas veces desde la fase de admisión con ‘pruebas estandarizadas’ sin adaptación a sus necesidades especiales, y qué decir de aquellos que sí lograron vencer ese primer obstáculo... se encuentran luego con ‘catedráticos universitarios’ sin la capacidad de hacer una realidad ese llamado ‘currículo flexible’; es decir, que quieren seguir orientando el aprendizaje bajo la premisa de que ‘todos somos iguales’.

Por todo lo anterior, se hace impostergable el desarrollo de acciones que permitan aumentar la accesibilidad, permanencia y promoción de personas con discapacidad en el nivel de educación superior, mediante la sensibilización de los profesores, quienes tienen la principal responsabilidad en el proceso de adecuaciones curriculares.

Entre las acciones más urgentes que debemos emprender se encuentran: la incorporación de la asignatura de atención a la diversidad en todas las mallas curriculares a nivel superior, actualización de los profesores universitarios en ejercicio en torno al tema de atención a la diversidad y adecuaciones curriculares como respuesta a las necesidades educativas especiales, eliminar las barreras arquitectónicas en todos los centros de educación superior del país, entre otras.

Estas acciones ayudarían a mejorar las cifras estadísticas de acceso a las universidades en Panamá por las personas con discapacidad, las cuales no son nada alentadoras, porque se estima que mientras trece estudiantes sin discapacidad ingresan a la universidad, solo uno con discapacidad logra hacerlo.

De acuerdo a la Primera Encuesta de Discapacidad en Panamá (PENDIS, 2006), solo el 9.4% de las personas con discapacidad cuenta con estudios universitarios.

Hay posibilidades de encontrar un empleo bien remunerado para aquellos que poseen una formación universitaria, por lo que urge unir esfuerzos para que cada año logren culminar más jóvenes con discapacidad su educación media y se promueva no solo el acceso a una carrera universitaria, sino también la culminación de la misma en un ambiente con igualdad y equiparación de oportunidades.

DOCENTE UNIVERSITARIA.