Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cada uno sea hallado fiel

La fidelidad es el compromiso moral que se adquiere para permanecer leal, de forma constante a través del tiempo, invariable, a pesar de...

La fidelidad es el compromiso moral que se adquiere para permanecer leal, de forma constante a través del tiempo, invariable, a pesar de los cambios que resulten en las distintas circunstancias de la vida. La fidelidad es un valor moral invaluable demostrado por Jesucristo que por amor no menospreció hacerse forma de hombre siendo Dios. Jesús, nos amó primero y fue fiel hasta la muerte, como lo señala la Carta a Los Filipenses y la Primera Carta de Juan.

Hoy día la fidelidad ha quedado huérfana, olvidada en alguna esquina de los vaivenes de la vida, llora como niña abandonada de aquellos que se prometieron a sí mismos lograr metas nobles, pues al primero que se le ha sido infiel es a sí mismo. En el camino, al retomar sendas, cada cual se responde: ‘He madurado, esos sueños eran imposibles, nadie llega muy lejos siendo fiel de esa manera, ahora soy fiel a mis intereses, a mi hoy, al mundo que me rodea’.

Las amistades se convierten en convenientes escenarios que ayudan a lograr un escalón más para alcanzar algo, por lo general material: posiciones, transacciones o dinero.

En muchos matrimonios no hay fidelidad, quizás parejas que convivan juntas, pero no son fieles. No hay fidelidad en las amistades, no hay fidelidad social, ni laboral. Lo peor es que no hay fidelidad personal, existe mucha gente viviendo la vida que no quiere vivir, ni siquiera hay capacidad para resolver de manera saludable ese asunto, para realizarse personalmente sin ocasionar un desastre completo.

La fidelidad es una decisión personal que conlleva el compromiso moral de ser fiel, primero porque valemos lo suficiente para llevarlo a cabo y porque los demás nos importan lo suficiente como para seguir siendo fieles. Un principio de la fidelidad es la reciprocidad: ‘Soy fiel a los que me aman’.

Para concluir este escrito necesitas escucharte a ti mismo ¿qué tienes que decir de tu fidelidad? Panamá necesita de gente fiel en el buen sentido de la palabra, gente honesta, gente creíble, autoridades con moral. Pablo, el gran Apóstol dijo a la iglesia de Corinto: ‘Que cada uno sea hallado fiel’, (1 Corintios 4:2). Solo resta decir: ¡QUE EL SEÑOR NOS ENCUENTRE CONFESADOS!

*ABOGADA Y PASTORA.