Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Educación de Cine (III)

Con este artículo, sirvo la mesa para la discusión responsable entre todos los actores de la sociedad panameña que pensamos, que además ...

Con este artículo, sirvo la mesa para la discusión responsable entre todos los actores de la sociedad panameña que pensamos, que además de acoger a extranjeros para cubrir puestos de trabajo, es más importante preparar a los nacionales para enfrentar la estrategia nacional de crecimiento sostenido por largo plazo. En dos artículos anteriores (Educación de Cine, 30/9/2013 y 14/10/2013, I y II parte respectivamente ), abordamos lo importante de la formación profesional para el corto y mediano plazo, y por supuesto sin menospreciar la educación universitaria a largo plazo. Ambas configuraciones son esenciales para el crecimiento económico del país.

Tomando todo ello en consideración, y dadas las debilidades y carencias detectadas, así como tomando en cuenta la misión de la propia institución, se hace necesario que el INADEH refuerce la formación en los niveles CINE 2 (Clasificación Internacional Normalizada de la educación con enfoque vocacional), 3B y 4B.

El desarrollo de los programas de nivel CINE 2, debería corresponder a las instituciones de educación secundaria, y, en particular, a los institutos superiores especializados cuya construcción fue anunciada en el Primer Congreso de Educación Profesional y Técnica. El INADEH, debería velar por la validez, pertinencia y calidad de los programas, así como asesorar en su puesta en práctica y evaluación, a la par que ocuparse de la capacitación de los docentes que impartirán esta formación orientada al ámbito laboral.

En cuanto a la formación de niveles 3B y 4B, el análisis de las demandas del mercado laboral actual y futuro debería guiar la definición de los correspondientes programas, así como la definición de los recursos y del personal que deba atender a los mismos. Cabe destacar el papel clave estructurante de este tipo de programas en diferentes países del mundo, socialmente avanzados que tienen, al mismo tiempo, economías fuertes y dinámicas.

Países occidentales de referencia en el ámbito de la formación profesional y socialmente avanzados, presentan una estructura de su fuerza laboral con un máximo en aquellas actividades que requieren niveles 3-4 de formación. Por otra parte, el análisis de tendencias en relación con el empleo por cualificación que realiza el CEDEFOP para los países europeos, muestra este mismo papel clave de la formación en niveles 3-4, a la par que pone de manifiesto otras dos tendencias complementarias: a) una disminución progresiva de los niveles más bajos de formación (niveles 0-2), b) un aumento notable de empleos que requieren una cualificación elevada (niveles 5-6). Es evidente que la realidad panameña no es semejante a la europea, pero las tendencias en el empleo de países de avanzada muestran que va a ser una tendencia internacional, cuando menos, a medio plazo.

Así pues, corresponde al INADEH, visionario y sin complejos, estructurar e implementar una oferta formativa amplia y de calidad para estos niveles intermedios (3-4) que dé respuesta a las necesidades del mercado laboral existente en Panamá. Al mismo tiempo, desde esta institución, se debería realizar una oferta de capacitación continua orientada a estos mismos niveles, pero de duración más corta y de carácter más especializado, que permita poner al día y/o mejorar de manera sistemática las competencias de los trabajadores panameños (algo semejante podría hacerse en relación con formaciones de nivel 2, en este caso, acompañando a las instituciones de educación secundaria que tengan oferta de formación técnica-vocacional). Por otra parte, y de forma complementaria, el INADEH debería asesorar y acompañar a las instituciones de educación superior en la oferta de sus programas técnicos superiores (nivel 5B).

Todo ello debería realizarse bajo criterios de calidad (nacionales, internacionales, sectoriales...) actualizados y orientados a la mejora del capital humano del que dispone el país, con el fin de dar respuesta a las demandas del sector productivo, en pos de un mejor nivel y calidad de vida. Difícilmente podrá abordarse esta tarea sin incorporar, sin complejo alguno, en la formación solo, a organizaciones de alto nivel del sector privado expertas en el ámbito formativo.

Finalmente, entre los más importantes esfuerzos de la educación figura el de mantener siempre la esperanza de un futuro de oportunidades, mediante la educación en formación, apropiada de los nacionales, porque con ellas se empieza a eliminar las diferencias marcadas de clases. Que ocurra en Panamá, como escribió Chesterton, todo el mundo es educado en Inglaterra, únicamente que la mayor parte es maleducada. Tenemos en nuestro poder, crear en Panama una verdadera educación de CINE.

PRIMER SUBSECRETARIO DEL PRD.