Siete décadas de enseñanza

Actualizado
  • 05/06/2010 02:00
Creado
  • 05/06/2010 02:00
VERAGUAS. El 5 de junio de 1938 abrió sus puertas la Escuela Normal de Santiago, que años después fue denominada Juan Demóstenes Aroseme...

VERAGUAS. El 5 de junio de 1938 abrió sus puertas la Escuela Normal de Santiago, que años después fue denominada Juan Demóstenes Arosemena en homenaje a su gestor y realizador.

Hoy, luego de 72 años de existencia, es considerado el primer centro educativo secundario completo del país, especialmente destinado a la formación de maestros de enseñanza primaria, establecido en la ciudad de Santiago de Veraguas.

A lo largo de sus años de existencia, ha registrado varios cambios en su organización interna. En la actualidad cumple primordialmente la misión especializada para la cual fue concebida y realizada, como entidad forjadora de los profesionales de la educación fundamental destinados a servir.

Hoy no solo festeja otro aniversario que realza los logros como pilar educativo y formador de docentes, sino también el deseo y la lucha por convertir este monumento histórico en una Universidad Pedagógica Autónoma en la provincia de Veraguas.

Tras una visita realizada la semana pasada a la ciudad de Santiago por una delegación italiana, el gobernador de la provincia, José Martínez, hizo el llamado a retomar la iniciativa de dicho proyecto, el cual se entregó en el año 2008 al entonces ministro Salvador Rodríguez, dijo el docente Everisto Urriola.

Según el director Regional de Educación, Rodrigo Andrade, uno de los objetivos de este proyecto es especializar a los docentes para que aspiren al grado más alto en la parte pedagógica.

Destaca, además, que este fue el gran sueño de Juan Demóstenes Arosemena y que las autoridades directivas aspiran a hacerlo realidad.

La directora de este centro de estudios, la profesora Dora Bernal, añade que actualmente existe un convenio con la Universidad de Panamá a nivel de licenciatura para los estudiantes normalistas, lo cual los ayudará a desarrollarse a un nivel más profesional.

También hizo énfasis en su orgullo por esta celebración, ya que la institución ha sido la cumbre para la preparación de miles de educadores y la promoción del desarrollo integral de las provincias interioranas.

Durante esta semana se han realizado diversas actividades académicas, culturales y religiosas, como misas, romerías, paseos de antorchas y presentaciones folclóricas, todas en presencia de autoridades educativas, estudiantes, directivos y la comunidad en general, que hacendo alarde del orgullo que sienten por estos 72 años forjando el estudio y el aprendizaje en nuestra nación, de acuerdo con el legado de Juan Demóstenes Arosemena.

PROCESO TRANSFORMADOR

La creación de la Escuela Normal fue considerada como el inicio de un proceso transformador no solamente en los campos de la educación, sino también en el desarrollo integral de las provincias interioranas y, en consecuencia, de toda la nación panameña.

La historia cuenta que como cualquier otra iniciativa dirigida a romper los moldes tradicionales y señalar nuevos rumbos, la obra fue duramente cuestionada en sus inicios, pero también amplia y sólidamente apoyada tanto por la mayoría de los más autorizados educadores como por políticos, economistas, sociólogos y otras personalidades de diferentes disciplinas.

Con rapidez impresionante, su labor ganó terreno en todos los sectores de la opinión nacional hasta merecer la aprobación prácticamente unánime de la comunidad, tal como lo comenta el portal educativo Educa-Panamá.

SEMILLERO

La Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena ha formado miles de maestros y maestras.

Hoy, un alto porcentaje de sus egresados siguen rumbos diferentes para convertirse en profesionales de la educación, medicina, derecho, la ingeniería y otras profesiones que llenan de orgullo al plantel.

La mayoría de ellos consagran sus capacidades y energías a las labores docentes, tanto en la educación básica general, como en la educación media académica, profesional y técnica y universitaria.

Por ello, la mayor parte de los trabajadores y dirigentes de la educación panameña, desde hace varios lustros, deben alguna parte de su formación al centro educativo creado hace 72 años gracias a la visionera capacidad creadora del estadista Juan Demóstenes Arosemena.

La influencia de la Escuela Normal Superior Juan Demóstenes Arosemena ha superado ampliamente el ámbito de la educación. Su visión, directa e indirecta, se ha hecho sentir en todos los aspectos de la vida nacional y, especialmente, de las provincias centrales.

Podría afirmarse, entonces, que esa institución ha promovido el desenvolvimiento de una nueva etapa, más integracionista y desarrollista, en la vida del país, que hasta hoy, como señaló su fundador, había concentrado en la región metropolitana la casi totalidad de su centralizada existencia.

Declarada Monumento Histórico Nacional por su significación socioeconómica y política y por la monumental riqueza arquitectónica de su estructura material, la Escuela Norma Juan Demóstenes Arosemena constituye una de las instituciones docentes de mayor importancia para el pasado inmediato, el presente y el porvenir de la República.

La Escuela Normal de Santiago de Veraguas fue soñada por un gobernante recién iniciado su período presidencial, allá en la vieja población, heredera de una tradición que podríamos llamar auténticamente panameña por su labor colonial, en el mismo corazón de la ciudad de Santiago, donde su gente se llena de orgullo y celebra hoy sus 72 años de fundación.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus