Temas Especiales

07 de Aug de 2020

Sociales

Debutantes en noche mágica

D esde las seis de la tarde los pasillos del Club Unión estaban llenos de pura efervescencia. Jóvenes, padres, fotógrafos y un nutrido e...

D esde las seis de la tarde los pasillos del Club Unión estaban llenos de pura efervescencia. Jóvenes, padres, fotógrafos y un nutrido equipo de personas se preparaban para el evento de la noche. La lluvia amenazaba con bañar el espacio destinado al Festival de Debutantes de la Asociación de Damas Guadalupanas, pero la naturaleza fue benévola. La fiesta estuvo abrazada por los vientos y susurros del océano, mientras las nubes sirvieron de excusa a las estrellas para ocultarse y evitar competir con las 52 señoritas, entre los 17 y 18 años, quienes brillaron por su donaire y juventud. El público ocupó todos los lugares disponibles, la prensa desde los balcones esperó atenta los detalles, y tiempo después las hijas o nietas de miembros de la sociedad e integrantes de la asociación, desfilaron ataviadas con majestuosos vestidos blancos. Los diseños en el color elegido por su simbolismo de pureza afirmaron la distinción de sus portadoras, mientras los acompañantes lucieron tuxedos negros.

El baile colmado de romanticismo y tradición ha sido preludio de bodas, remembranza de quienes como espectadores fueron alguna vez protagonistas, oportunidad de ampliar y fortalecer lazos familiares y de amistad y sobre todo creación de memorias que se guardan por siempre en el corazón.

La celebración dio comienzo con el desfile de las señoritas del brazo de sus edecanes y hermanitas, recibidas con un fuerte aplauso. El momento protocolar dio paso a la elección de la reina de debutantes 2009. Una rosa, de entre un ramillete de 52, determinó por azar a la ganadora: Victoria Isabel Maduro Prada, hija de Ramón A. Maduro Icaza (q.e.p.d.) y Melisa Inés Prada Meléndez. Después vino la gran fiesta. Los asistentes degustaron una deliciosa cena, donde el descorche de vinos y champán no embriagó tanto como la felicidad de ver culminada con éxito una iniciativa motivada por la solidaridad.

El Festival de Debutantes es el evento más importante de las guadalupanas, cuyas ganancias son destinadas a obras benéficas que llevan una luz de esperanza a cada rincón del país. El primero se celebró en 1955, siendo la primera reina Irma Graciela González de De Dianous, cuya nieta Patria Isabel De Dianous Paredes, hija de José De Dianous G. y Maruja Paredes de De Dianous, formó parte de la emotiva velada. Entre los asistentes estuvieron la primera dama de la República, Marta de Martinelli y el viceministro de Comercio, Ricardo Quijano, además de prestantes figuras de la sociedad, quienes como padres, amigos o familiares compartieron esta noche mágica.