Ocho mil millones de personas; el desafío global

Actualizado
  • 16/11/2022 00:00
Creado
  • 16/11/2022 00:00
Este 15 de noviembre nuestro planeta llegó a 8 mil millones de habitantes, una cifra marcada por un desigual acceso a las vacunas y la necesidad de un reajuste en el crecimiento y desarrollo poblacional
Estudiantes de un colegio en Kakata, Liberia, reciben la vacuna contra la covid-19.

“El enojo y el resentimiento contra los países desarrollados está en su punto máximo”, advirtió António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, en un artículo publicado en la web de la organización con motivo del aumento poblacional señalado en el último 'Informe de perspectiva de la población mundial' desarrollado por el mismo organismo, el cual afirma que este 15 de noviembre nuestra especie llega a los 8 mil millones de integrantes.

Esto, según Guterres, se debe a que una quinta parte de los ingresos mundiales terminan en los “bolsillos del 1% más rico”, quienes habitan en países cuya esperanza de vida es hasta 30 años más larga que en los de mayor pobreza.

Para el líder de la ONU es necesario poner freno a las “tendencias dañinas”, que nuestra dinámica global está desarrollando. Como, por ejemplo, la desigualdad en la distribución de las vacunas contra la covid-19, pues aunque la capacidad de fabricación ha aumentado, el 70% de las vacunas a nivel global es producido por 10 fabricantes, muestra el primer informe del estado del 'Mercado mundial de vacunas', publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a principios de noviembre.

La concentración en la capacidad de producción ocasiona que haya regiones con riesgo de escasez, como África y el Mediterráneo oriental, las cuales, para 2021 dependían en un 90% de vacunas cuyos fabricantes se encontraban en otros lugares del planeta, producto de los monopolios de propiedad intelectual y la limitada transferencia de tecnología que hay entre las naciones.

Para la Organización Mundial de la Salud es fundamental que los gobiernos incrementen la producción y distribución de vacunas.

La agenda de inmunización 2030 (IA 2030), desarrollada por distintos organismos internacionales, señala que entre 2010 y 2017 la tasa de mortalidad en menores de 5 años disminuyó un 24% gracias a la inmunización. A su vez, se estima que para 2030 las vacunas ayudarán a evitar que 2,4 millones de personas caigan en la pobreza.

El acceso a las vacunas no solo es necesario en el caso de la covid-19, pues virus como el cólera, ébola, el virus del papiloma humano (VPH) o la malaria también es necesario combatirlos. Se estima que entre 2030 y 2050 el cambio climático ocasionará 60.000 muertes por malaria. En el caso de VPH, la vacuna contra este organismo, fundamental para luchar contra el cáncer de cuello uterino, solo ha llegado al 41% de los países con ingresos bajos, cuando el 83% de los países de altos ingresos ya cuentan con ella.

Beneficios globales

El acceso equitativo a las vacunas favorece a todas las naciones, pues como señala la IA 2030, una mayor cantidad de personas vacunadas generaría un ambiente más seguro. Lograr un nivel de inmunización alto en el planeta ayudaría también a concretar uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por la ONU, específicamente el tercero: “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”.

Los países con menor acceso a las vacunas se ubican en África y el Mediterráneo oriental.

Datos de la ONU muestran que para mediados de 2022, más de 500 millones de personas en el mundo habían contraído covid-19, ocasionando 15 millones de muertes entre 2020 y 2021. Mientras que para 2020, las muertes por tuberculosis aumentaron a 1,3 millón, siendo la primera vez que este número se incrementa desde 2005.

Para la OMS es fundamental que los gobiernos suban la producción y distribución de vacunas, a la par de llegar a acuerdos gubernamentales para la distribución de vacunas en tiempos de escasez, los cuales tomen en cuenta la propiedad intelectual y la circulación de bienes e insumos.

Sin embargo, la agenda de inmunización 2030 muestra que es necesario combatir la distribución de información errónea sobre la seguridad y efectividad de las vacunas, con el fin de hacer frente a la desinformación existente en redes sociales.

Récord poblacional; baja fecundidad

Para Guterres, la desigualdad en el acceso a las vacunas no es el único tópico que vale la pena recalcar en este 15 de noviembre, pues esta fecha que marca un hito global sin precedentes, con la presencia de 8 mil millones de personas en nuestro planeta, también esconde otra “tendencia dañina” en lo que a la distribución poblacional se refiere.

El último 'Informe de perspectiva de la población mundial' muestra que el ritmo de crecimiento anual está subiendo a un ritmo más lento que en 1950, siendo las regiones de Asia y África las que concentran la mayoría de este crecimiento. Como ejemplo tenemos a China e India, las cuales aglomeran a cerca del 30% de la población total. Pese a esto, se proyecta que la población de 61 países se reducirá en un 1% o más entre 2022 y 2050, producto de los bajos niveles de fecundidad y, en algunos casos, a la elevada tasa de migración.

Esto representa un gran desafío para las naciones de Europa y América, donde se centra la mayor parte de esta reducción, pues plantea la necesidad de un incremento de población para poder mantener e incrementar el desarrollo de estos países.

El elevado crecimiento demográfico de los países más pobres puede representar un “círculo virtuoso de desarrollo y crecimiento capaz de transformar las economías y las vidas”, considera Guterres, quien ve en los países más vulnerables una oportunidad para impulsar el desarrollo sostenible y ecológico en el mundo, porque el equitativo acceso a las vacunas, el combate contra la desigualdad, y el desarrollo de las regiones menos favorecidas, es de urgencia global.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus