Referentes, innovación y curiosidad, el papel de la mujer en las ciencias

Actualizado
  • 02/04/2024 00:00
Creado
  • 01/04/2024 17:41
Tres expertas en diferentes ámbitos científicos en Panamá hablan sobre la participación de las mujeres en este contexto, en el conversatorio ‘De la curiosidad a la investigación: cerrando brechas y ampliando voces’

A pesar del limitado rol histórico del género femenino en los pasados siglos, las mujeres han tenido un papel fundamental en la salud, la ingeniería, las innovaciones tecnológicas y el desarrollo de las ciencias en general.

Aunque muchos de estos aportes han quedado escondidos con el tiempo, nombres como Marie Curie o Rosalind Franklin han podido establecerse en el contexto científico.

Sin embargo, incluso las mujeres que se han ganado un espacio en la mesa como referentes científicos en ocasiones pueden parecer muy distantes a otros dependiendo del entorno socioeconómico y cultural, especialmente si se trata de niñas, adolescentes y mujeres.

En este sentido, Vannie Arrocha, autora de La doctora Ligia Sogandares, biografía de la primera médica panameña y coautora de los libros Pioneras de la ciencia y Pelaitas de ciencia’ comenta que es necesario buscar referentes cercanos para que las niñas, adolescentes y jóvenes puedan sentir que también es posible realizar las diferentes labores científicas desde sus propias realidades.

“Una Marie Curie nos queda muy lejos, no solo en tiempo, también en espacio. En cambio, el libro Pelaitas de ciencia le está llegando a todo público. Yo creo que es sumamente importante llevarles historias reales a las niñas, porque con frecuencia las llenamos con historias de príncipes y princesas, pero mostrarles a una Ligia Herrera, que demostró que para ella era más importante estudiar que mantener una unión que no le resultó recíproca [es mucho más real y valioso]”, dijo Arrocha en el conversatorio ‘De la curiosidad a la investigación: cerrando brechas y ampliando voces’, organizado por el Museo del Canal.

La coautora de Pioneras de la ciencia también destaca que son estos libros que hablan de las mujeres panameñas que fueron de gran importancia para las ciencias panameñas lo que permite que estas mismas sean las referentes de las mujeres panameñas de la actualidad, iniciativas que deberían ser constantes para seguir incentivando a las mujeres a participar de este renglón.

Por su parte, la doctora Gabrielle Britton, investigadora y líder del Centro de Neurociencia del Indicasat AIP, precisó que no solo es importante contar con referentes cercanos, también es necesario incluir a mujeres dentro de los objetos de investigación, así como a los animales hembra, especialmente desde su campo científico.

“En los últimos 20 años ha habido un gran impulso de cambiar una cultura médica y científica en la que el estudio del hombre y los animales machos eran la norma. Lo que sabemos es que las mujeres tienen necesidades de salud muy únicas a lo largo de la vida, sus resultados en salud son diferentes a los del hombre, y que hay enfermedades que se expresan muy diferente en hombres y mujeres”, explicó la doctora Britton en este mismo conversatorio.

Dentro de su campo de trabajo, que es la neurociencia y específicamente el alzhéimer, destacó que se ha descubierto que las mujeres tienden a padecer más de esta enfermedad que los hombres.

Por cada hombre que tiene alzhéimer, dos mujeres lo padecen. En un principio se creía que esto se debía a que las mujeres tenían una expectativa de vida más longeva; aunque esto sigue siendo un tema de estudio profundo, quedó desmostrado que se debe a una mezcla de factores biológicos y sociales.

Asimismo, la menopausia, que se creía un fenómeno reproductivo, también tiene conexión con la neurociencia, ya que gran parte de sus síntomas son mediados por el cerebro.

“Hay que cambiar el switch e incluir a mujeres como objetos de investigación, pero también como investigadoras, porque es esa diversidad en los grupos de trabajo lo que lleva a la variedad de preguntas. Es esa combinación lo que lleva a la mejor ciencia posible y a una ciencia más inclusiva”, señaló.

La necesidad de la curiosidad

Para la periodista científica Leila Nilipour, la curiosidad es necesaria para hacer estos cambios en la investigación científica y otros ámbitos como el cultural, e incluso para poder lograr hacer cambios sociales sostenibles.

“No puedes sentir curiosidad sobre cosas que ni siquiera sabes que existen; necesitas que alguien te lo cuente si no tienes esa curiosidad innata o los referentes”, indicó la cocreadora del podcast narrativo de historias de no ficción, ‘Indomables’.

Según Nilipour, aunque la curiosidad es innata, el ambiente en el que crecen las personas y el sistema educativo tiene un rol importante para estimular el interés en este tipo de temas y otros.

Se necesitan planes académicos menos enfocados en la memorización, y más en despertar la curiosidad natural de los estudiantes, con metodologías enfocadas en las cosas que le llaman la atención a cada estudiante.

Asimismo, los profesores pueden volverse referentes inmediatos y tener un papel principal en el interés de los niños y adolescentes para que puedan seguir indagando en sus tópicos de interés.

“Dicen que todas las historias han sido contadas y yo no creo que todas hayan sido contadas. Quizá los temas principales en el mundo han sido contados, pero siempre hay otras formas de hacerlo. Al presentar personajes o historias con los que la gente se puede identificar, que al mismo tiempo cuentan las cosas desde otra perspectiva o que brindan datos nuevos que nunca escucharon en la escuela o la universidad puede resultar en nuevas preguntas y resultar en la curiosidad de seguir investigando”, también expresó.

Sin embargo, hay disparidades socioeconómicas que pueden impactar el estímulo curioso de las personas, con factores que van desde sus cuidadores y sus ingresos hasta la vivencia de algún tipo de violencia, ideas con las que coincide la doctora Britton y la autora Vannie Arrocha.

Para finalizar, las tres expertas coinciden en que hoy existen grandes oportunidades para que las mujeres amplíen su curiosidad y practiquen las ciencias, desde formarse a través de cursos en línea de universidades y centros científicos, hasta rodearse de personas, especialmente amigos, que compartan su curiosidad e interés.

Gabrielle Britton,
Investigadora y líder del Indicasat AIP
Hay que cambiar el ‘switch’ e incluir a mujeres como objetos de investigación, pero también como investigadoras, porque es esa diversidad en los grupos de trabajo lo que lleva a la variedad de preguntas. Es esa combinación lo que lleva a la mejor ciencia posible y a una ciencia más inclusiva”
Lo Nuevo
comments powered by Disqus