Escuchar a las mujeres para trabajar por ellas

Actualizado
  • 18/10/2016 02:00
Creado
  • 18/10/2016 02:00
Para la experta en bienestar y derechos humanos de la mujer, la clave es atender a los problemas que ellas mismas identifican

En 1987, Anne Firth Murray y tres mujeres más fundaron el ‘Global Fund for Women' (GFW o Fondo Mundial para la Mujer), una organización que proporciona fondos a nivel internacional a grupos comprometidos con el bienestar de las mujeres.

‘MUCHAS MÁS MUJERES SE ESTÁN EDUCANDO. SIN EMBARGO... NO ES LA VARITA MÁGICA EN TÉRMINOS DEL BIENESTAR Y LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MUJER'

ANNE FIRTH MURRAY

La semana pasada, tras casi toda una vida de trabajar en áreas de filantropía y bienestar femenino, Firth Murray fue la invitada especial a la celebración por el X aniversario de USF Health Panamá.

La actual profesora de salud y derechos humanos de la mujer, en Stanford University, compartió con los asistentes un poco de lo que le ha enseñado la experiencia en este ámbito.

MÁS MUJERES EDUCADAS

A través de los años se ha hecho un gran esfuerzo por mejorar los niveles de educación de las mujeres globalmente, y ha surtido efecto.

Las niñas y mujeres asisten a la escuela y la universidad en casi las mismas proporciones —incluso a veces mayores— que los hombres, y esto ha tenido un impacto en la situación económica de los países que han invertido en la educación y salud de ellas.

‘El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial décadas atrás llegaron a la conclusión de que la educación de las niñas era una varita mágica, que daría lugar a mayores ingresos, un mejor PIB para las naciones y otros cambios maravillosos', esbozó Firth Murray.

Pero, ¿se ha traducido esto en una mejoría en la calidad de vida de las mujeres? No necesariamente.

‘Cuando creé el Fondo Mundial para la Mujer y empecé a aprender directamente de ellas acerca de sus vidas, vi que este enorme aumento en la educación y su participación en el mundo laboral no necesariamente ha impactado en su bienestar o respaldado sus derechos humanos', dijo.

ELLAS SABEN MEJOR

Al escuchar directamente lo que preocupaba a las mujeres, en términos de salud y derechos humanos, el grupo de Firth Murray comprendió que frecuentemente las decisiones políticas no estaban alineadas con lo que las mujeres decían necesitar.

Para cuando la contrataron para dictar el curso sobre salud y derechos humanos de la mujer en Stanford, decidió revisitar las aplicaciones que había recibido de todas partes del mundo, durante su tiempo con el GFW.

‘Tras revisar cuidadosamente cientos de propuestas de todo el mundo y tomar nota de cuáles eran los temas persistentes, compilé una lista que utilicé como base para mi clase en Stanford', detalló.

Estos problemas los organizó en distintas etapas de la vida, desde la infancia hasta la vejez. A partir de ello obtuvo cuatro categorías generales: pobreza, desigualdad en el acceso a la salud, la alimentación, la educación o el dinero, la violencia y ‘haber nacido mujer'.

LOS DESAFÍOS DE MUJERES

Entre los temas principales que se identificaron dentro de las distintas categorías estaban el infanticidio femenino, el trabajo infantil, la educación, el VIH/SIDA (el de más rápido crecimiento entre niñas adolescentes en casi todos los países), el matrimonio precoz y la primera infancia, el acceso al control de la fertilidad (en particular al aborto seguro y legal), la violencia contra las mujeres, la equidad salarial, las situaciones de guerra y de refugiados, la pobreza, la igualdad de acceso al dinero y la situación de las mujeres de mayor edad.

‘Las mujeres de la tercera edad a menudo son las más pobres de los pobres en casi todos los países', planteó Firth Murray.

Como reflexión final, la académica sugirió implementar mecanismos a través de los cuales escuchar a las mujeres sobre los problemas que ellas identifican respecto a su salud y bienestar.

‘La intervención para la educación funcionó. Muchas más mujeres se están educando', concluyó. ‘Sin embargo, a pesar de ser útil, no es la varita mágica en términos del bienestar y los derechos humanos de la mujer'.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus