Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Café Estrella

Trapero,Campanella y Martel, en boca de todos

PANAMÁ. El cine argentino ha sido históricamente uno de los más desarrollados del cine latinoamericano. Argentina es el único país de La...

PANAMÁ. El cine argentino ha sido históricamente uno de los más desarrollados del cine latinoamericano. Argentina es el único país de Latinoamérica que ganó el Oscar, y no solo una sino dos veces. La producción cinematográfica de este país, apoyada por el Estado y avalada por la trayectoria de sus directores y artistas, es diversa: abarca por supuesto el cine mainstream y el independiente, el cine de género, el cine como forma de declaración política y el cine como mero entretenimiento.

Juan José Campanella, Pablo Trapero y Lucrecia Martel, tres directores argentinos señalados como referentes que, más alla de sus trayectorias y elecciones casi contrapuestas, están en boca de todos. A continuación, algunas razones para no perderse sus películas.

Juan José Campanella es quizá el director más mainstream de esta selección. Nominado al Oscar con el film El Hijo de la Novia en 2001, Campanella pudo alzar la estatuilla a la Mejor Película Extranjera 10 años después gracias a El Secreto de sus Ojos. El reconocimiento máximo de la industria del cine llegaba luego de 32 años de carrera, en los que este director estuvo al frente de ocho películas, y otras tantas como actor y guionista. Antes del Oscar, Campanella ya era conocido en Hollywood por dirigir episodios de populares series de TV como ‘Law and Order’, ‘Dr. House’ y ‘30 Rock’. El cine de Campanella se caracteriza por relatar historias simples, con rasgos costumbristas, rescatando el valor de la familia, los amigos y el lugar de pertenencia. Sin embargo en El Secreto de sus Ojos, protagonizada por Ricardo Darín —actor que convocó para la mayoría de sus películas—, el director aborda una historia de intriga policial con referencias a la última dictadura militar argentina, que conjuga con las características de su manera de contar las historias. Actualmente Campanella se encuentra trabajando en un nuevo proyecto: Metegol, una película animada en 3D en la que los protagonistas de la historia serán figuras de fútbol de mesa.

Pablo Trapero es uno de los máximos exponentes de lo que se conoció a mediados de los 90 como ‘nuevo cine argentino’. Las películas de este director de 41 años son de corte realista, y se caracterizan por retratar gente común (Trapero incluso trabaja con algunos actores amateurs en sus películas), desarrollando actividades cotidianas. Mundo Grúa (1998), su primer largometraje, le valió el premio como mejor director en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI). El cine de Trapero expone las miserias e injusticias de la sociedad en la que viven sus protagonistas. Su último film, Elefante Blanco —que compitió en la sección Un Certain Regard de la edición 2012 del Festival de Cannes— retrata la militancia dentro de una villa miseria argentina, la lucha contra los cárteles de droga y la corrupción política de manera descarnada. Trapero incomoda, es un director que no le permite al espectador ser indiferente frente a la pantalla. En las siete películas que integran su filmografía es el productor, guionista y director.

Al igual que Trapero, Lucrecia Martel es otra de las figuras exponentes del ‘nuevo cine argentino’. Alabada por la crítica y a veces incomprendida por el público, el cine de Martel es un cine lacónico, que juega con el desconcierto del espectador. Sus tres largometrajes, La Ciénaga (2001), La niña santa (2004) y La mujer sin cabeza (2007), demostraron que esta cineasta trabaja con un estilo propio, hecho de diálogos ambiguos y una sagaz utilización del lenguaje cinematográfico, en especial del sonido. El cine de Martel explora los sentimientos y las sensaciones, rescatando los gestos y modismos provincianos, y se aproxima a lo fantástico a partir del misterio que esconden los elementos cotidianos. Con el cortometraje Muta (2011) —uno de sus últimos trabajos que formó parte de la campaña publicitaria de Miu Miu, la línea joven de Prada— Martel rompió las fronteras de la pantalla para acercar el cine al mundo de la moda. En julio de 2013, esta directora argentina llevará al cine una novela de Antonio di Benedetto, Zama, un proyecto muy ambicioso que estará ambientado en 1970, en un país latinoamericano no precisado y que será coproducida por Pedro Almodóvar.