28 de Sep de 2022

Café Estrella

Rondas de escritores en los 50 años del canon

MADRID. A partir de hoy hasta el próximo 10 de noviembre se realiza el Congreso Internacional ‘El canon del boom’, donde participan 46 e...

MADRID. A partir de hoy hasta el próximo 10 de noviembre se realiza el Congreso Internacional ‘El canon del boom’, donde participan 46 escritores españoles y latinoamericanos.

El congreso, inaugurado ayer lunes por el Nobel hispanoperuano, Mario Vargas Llosa en la Casa de América, contó con una conferencia magistral sobre los orígenes del grupo, que tuvo en Barcelona su epicentro’, de acuerdo a el diario español El Mundo.

Y es que este año, se celebran los 50 años del surgimiento del ‘boom latinoamericano’, para el cual universidades españolas e hispanoamericanas han tomado como referencia el año de publicación de La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa, 1962, para iniciar las festividades.

En la cuenta de Twitter de Casa de las Américas, se adelantaron las primeras palabras de Vargas LLosa en la que expresó, que aquella azarosa eclosión de novelas y escritores latinoamericanos que a comienzos de los años sesenta despertó el interés de miles de lectores del mundo entero y que, debido al fervor que produjo y al inesperado estallido editorial que favoreció, recibió el onomatopéyico nombre de ‘Boom latinoamericano’, sigue siendo, hasta el día de hoy, el movimiento cultural latinoamericano más importante del último siglo

Los autores del ‘boom’ latinoamericano han tenido mucha influencia en los escritores actuales españoles, incluso en los más consagrados, como reconoció Antonio Muñoz Molina organizador del evento, pero sobre todo, supusieron una corriente de aire fresco para España. La llegada del "boom" fue "una revolución total para lectores y para escritores.

‘Me acuerdo perfectamente de descubrir Cien años de soledad con quince años, en una edición del Círculo de Lectores, y quedarme entusiasmado y sobrecogido’, recordó Muñoz Molina durante una rueda de prensa.

LAS COSECHAS

El ‘boom’ latinoamericano consiguió ‘una metamorfosis absoluta’ de los gustos de los lectores españoles y triunfó entre ellos por el gran valor literario de aquellos libros, pero también porque supuso ‘la continuidad estética’ con la literatura que se hacía en España antes de la guerra civil.

‘La literatura española había quedado interrumpida en su evolución natural por la doble anomalía de la guerra y de la posguerra, y siguió un rumbo que no era la continuidad lógica de lo que se estaba produciendo al estallar la guerra, en 1936’.

La encontró en las obras del "boom". De ello está convencido el poeta, ensayista y académico de la Lengua Pere Gimferrer, director literario de Seix Barral, la editorial que en 1962 concedió el Premio Biblioteca Breve a Mario Vargas Llosa por ‘La ciudad y los perros’ y que apostó seriamente por la literatura de la otra orilla del Atlántico. Ese premio es considerado por muchos como el detonante del ‘boom’, una explosión de excelente literatura que es ‘lo más importante que ha pasado en la cultura común en el siglo XX’, en opinión de Juan Cruz, editor, periodista y escritor, que, en su etapa de director de Alfaguara, de 1992 al 98, convirtió a los autores hispanoamericanos en ‘la seña de identidad’ de este sello.