Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Café Estrella

Mal que afecta cada vez a más jóvenes

PANAMÁ. El Ictus o accidente cerebrovascular (AVC) afecta cada vez a más personas menores de 65 años. Las estadísticas muestran que el n...

PANAMÁ. El Ictus o accidente cerebrovascular (AVC) afecta cada vez a más personas menores de 65 años. Las estadísticas muestran que el número de ataques cerebrovasculares aumentó un 25 por ciento en 20 años entre las personas de 20 a 64 años, lo que eleva su proporción, en 2010, a 31 por ciento, contra un 25 por ciento en 1990.

Ambos estudios publicados por la revista médica británica The Lancet, indican que las regiones con más casos son donde hay países en vía de desarrollo.

Esta patología afecta más a las personas mayores de 50 a 55 años de edad, según el neurocirujano Francisco Sánchez Cárdenas, que atiende a una gran cantidad de pacientes con estos problemas en Panamá.

El neurocirujano explica que se debe a la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro (cerebrovascular hemorrágico), o un coágulo de sangre, que causa una disminución en el flujo sanguíneo cerebral (ictus isquémico), está muy ligada a otros tipos de enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial. También guarda relación con enfermedades del colesterol y vasculares.

Aunque la mortalidad de ambos tipos de AVC se ha reducido significativamente (menos 37 por ciento) en los últimos veinte años en los países desarrollados, se ha incrementado en un 42 por ciento en los países en desarrollo, que ahora detentan la mayor parte de los 5,9 millones de muertes observadas en 2010 en todo el mundo, o sea un 84 por ciento de las 3 millones de muertes por accidente cerebrovascular hemorrágico y un 57 por ciento de los 2 mil 98 millones de muertes tras un AVC isquémico.

SEGUNDA CAUSA DE MUERTE

En Panamá las enfermedades cerebro cardiovasculares están en el segundo lugar del índice de mortalidad. Por algunos años ocupó el primer lugar, pero fue desplazada por las enfermedades cancerosas, explica Sánchez Cárdenas.

LA CLAVE

Uno de los estudios dirigido por el profesor neozelandés Valery Feigin, advierte que si no se hace nada en materia de prevención en los países en desarrollo, los accidentes cerebrovasculares continuarán afectando a un número creciente de jóvenes. Con esto coincide el neurocirujano panameño, quien dice que la clave está en la prevención de las enfermedades. Para él, ‘este tipo de patologías son bastantes predecibles. Creo que si a la población le metemos en la cabeza, a través de unas buenas campañas, que es importante prevenir todas estas enfermedades se podrán evitar más accidentes cerebrovasculares’. También es importante que sepan que una de las prevenciones está en moderar la cantidad de alimentos que se ingieren, mantener un peso ideal y hacer ejercicios. ‘La hipertensión arterial también es algo se puede manejar, aún sin medicamentos, si se lleva a cabo una vida ordenada en cuanto a alimentación y ejercicios’, asegura el neurocirujano, quien explica que el ictus deja a un gran porcentaje de los pacientes con un déficit neurológico, lo que dificulta movilizar las extremidades de un lado, supone pérdida de la capacidad hablar, e incluso muchos de ellos quedan desorientados y algunos en estado vegetal.

Uno de los estudios advierte que si la tendencia de accidentes cerebrovasculares se mantiene en personas jóvenes, el número de muertos podría duplicarse para el año 2030, lo mismo que el número de supervivientes (70 millones en 2030 frente a 33 millones en 2010 ), o el de las discapacidades y afines (200 millones de dólares contra 102 millones en 2010).