Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Café Estrella

Se va un gigante del cine

LONDRES. Peter O’Toole, el carismático actor que alcanzó el estrellato instantáneo por su papel como Lawrence de Arabia y fue nominado o...

LONDRES. Peter O’Toole, el carismático actor que alcanzó el estrellato instantáneo por su papel como Lawrence de Arabia y fue nominado ocho veces a un premio Oscar, ha muerto.

Su agente Steve Kenis anunció en un correo electrónico el domingo que O’Toole falleció el sábado en un hospital tras una larga enfermedad.

El actor comenzó su carrera como uno de los talentos jóvenes más cautivantes en los escenarios británicos; y lo hizo con solo 17 años de edad. Su ‘Hamlet’ de 1955, en la compañía teatral Bristol Old Vic, fue aclamado por la crítica.

Su primera nominación al Oscar fue en 1962 por Lawrence de Arabia, y la última por Venus en 2006. Con eso estableció el récord de más nominaciones sin ganar jamás ninguna, aunque sí recibió un Oscar honorario en 2003. Este premio primero lo rechazó aduciendo que podía alcanzarlo por su propio esfuerzo, pero al final terminó aceptándolo.

Este actor de profundos ojos azules fue parte de lo que él mismo denominó como ‘la clase más sobresaliente que la academia haya tenido’. Y con esto se refería a sus condiscípulos Alan Bates, Albert Finney y Brian Bedford, quienes fueron sus compañeros en la Academia Real de Arte Dramático.

Luego de encarnar varios papeles en filmes menores y otros ya más elaborados, su recordada interpretación de Lawrence de Arabia hizo que la abrumadora fama llegara antes de lo que pensaba.

La Biblia y La Guerra de Murphy son otras de las películas que quedan en su extenso itinerario.

O’Toole no estuvo exento a caer en los seductores placeres de la fama y el dinero. A finales de los años 70 casi pierde la vida a razón del alcohol. De hecho también es recordado por su apego a la bebida y por ser una persona muy carismática. No en vano la comedia fue uno de sus fuertes.

Como muchos, el histrión —que ya llevaba tiempo padeciendo achaques— tuvo una carrera con altibajos, y luego de varios años no tan buenos fue parte de la megaproducción de Troya, junto a Brad Pitt.