Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Café Estrella

La tuberculosis sigue en aumento en países europeos

La tuberculosis se está concentrando en inmigrantes, adictos a las drogas, pobres y vagabundos en las grandes ciudades de Europa occiden...

La tuberculosis se está concentrando en inmigrantes, adictos a las drogas, pobres y vagabundos en las grandes ciudades de Europa occidental pese a los progresos para reducir los índices nacionales de la enfermedad, según dijeron el viernes unos expertos.

En un estudio en ciudades de la Unión Europea con poblaciones de más de 500.000 habitantes, los investigadores hallaron que, en promedio, las tasas de tuberculosis en las grandes ciudades eran dos veces la incidencia nacional de esta enfermedad. En Reino Unido, los datos de la agencia de salud pública del Gobierno, Public Health England (PHE), mostraron que se produjeron más de 8.750 casos de tuberculosis en 2012, y 3.426 de ellos - o un 40 por ciento del total nacional - fueron en Londres. El estudio halló los índices de tuberculosis más elevados en grandes ciudades europeas en Birmingham y Londres en Reino Unido, seguidas de Bruselas, en Bélgica, y Barcelona, en España. De todas las enfermedades infecciosas, sólo el VIH mata a más gente. En 2011, 8,7 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,4 millones murieron por ella. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que declaró la tuberculosis una emergencia mundial en 1993, dice que hasta 2 millones de personas pueden estar infectadas con cepas resistentes a los medicamentos para 2015.

Los síntomas de la tuberculosis incluyen fiebre y sudores nocturnos, tos persistente, pérdida de peso y sangre en las flemas o en la saliva y se propaga a través del contacto con una persona infectada. Abubakar, cuyo trabajo fue publicado online en Eurosurveillance, dijo que la eliminación de la tuberculosis en las grandes ciudades europeas exigiría medidas de control centradas en poblaciones urbanas particularmente marginadas y vulnerables. Un estudio publicado en agosto pasado halló que la tuberculosis suponía unos costos sanitarios directos de más de 500 millones de euros (670 millones de dólares) al año a los gobiernos europeos, y otros 5.300 millones de euros en pérdida de productividad.