Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Cine

Ese monstruo llamado el cine

Alma Rebelde (1943) será su último filme. Luego retomará la radio con la empresa ABC

Ese monstruo llamado el cine
Escena de la película ‘Too much Johnson', dirigida por Orson Welles.

Reclutado por Hollywood, Orson Welles se mantiene no muy separado de la radio con sus clásicas adaptaciones, combinando este trabajo mágico con su política de solidaridad para los pueblos en lucha democrática. Entre sus primeros compromisos políticos está su solidaridad con la lucha del pueblo español en defensa de la II República (1936-1939), le seguirá el combate a favor de los derechos de los negros y latinos en los Estados Unidos contra la discriminación y el apartheid, para mencionar algunas.

Esto no le impide filmar su primera película El Ciudadano Kane (1940-1941), donde critica fuertemente el papel manipulador de los empresarios de los medios de comunicación, en su versión del papel impreso.

El Cuarto Mandamiento (1942), filme que cuestiona la religiosidad hipócrita y la desnaturalización del papel espiritual por el canon religioso, entre otras lecturas desprendidas.

Alma Rebelde (1943) será su último filme. Luego retomará la radio con la empresa ABC. Al terminar la guerra en 1945, se encarga de la defensa de un soldado negro golpeado salvajemente hasta quedar ciego por un policía.

La ABC le cancela el programa. Empezaba la era de McCarthy, en la que se atacaba a todo lo que olía a comunismo en la sociedad estadounidense.

En Europa Welles realiza The Stranger (1946), La dama de Shanghai (1947) y Macbeth , otro clásico de Shakespeare. A estas cintas le seguirían El tercer hombre (1948-1951), de Graham Grene (actuando como actor por segunda vez) adaptada también como ‘Las aventuras de Harry Lime' para la BBC de Londres.

Escribe un guión llamado ‘Mr. Arkadin', que es llevado al cine en 1955. Previamente filma Otelo (1952), otro clásico de la literatura humana. Su carrera cinematográfica continuará con Moby Dick (1956), Sed de Mal (1957-1958), Don Quijote (1960), El proceso (1962), Campanadas a media noche (1965), Una historia inmortal (1968), etc. Su última producción fue Fraude (1975). En 1985 parte al mundo de las imágenes, en Los Àngeles, California.

La mayoría de estas películas son rodadas en escenarios atractivos como Marruecos, España, Alemania, Francia, etc. Incluso filma una en México sobre las corridas de toros, titulada My friend Benito .

El director Peter Bogdanovich, considerado su discípulo, afirmará a Juan Cruz, en una entrevista: ‘Orson era un ser humano extremadamente complejo. Muy diferente a cualquier persona que haya conocido. Era más grande que la vida misma... No debía ser nada fácil ser Orson Welles. No era un hombre simple, pero si muy gracioso. Probablemente la persona más graciosa que he conocido nunca, aunque también terriblemente deshonesto... Por supuesto que era brillante, cuando le escuchabas o cuando mantenías una conversación con él. De una fascinación inagotable... Evidentemente, se trataba de un cineasta extraordinario, brillante en todo. Y llevó una vida muy práctica... Prefiero quedarme con lo que alcanzó en lugar de añorar las cosas que nunca llegó a realizar. Y Renoir fue un hombre extraordinario; era el director preferido de Orson. Era un poeta, un santo. Esto último no debe confundirse con debilidad o con fragilidad. Era increíblemente fuerte. Sus películas tienen esa enorme densidad que jamás disminuye.