28 de Feb de 2020

Cine

No tan grande como su nombre

Esta segunda parte comienza cuando Mike ‘Magic' Lane (Channing Tatum), ya retirado del mundo de los strippers

Hay dos grandes cambios que hacen que Magic Mike XXL no sea tan grande como la original. El primero es que ya no veremos al gran Dallas, ese cowboy presentador de clubes nocturnos para mujeres interpretado por el único gran actor de la primera entrega: Matthew McConaughey.

Su ausencia, al parecer, no tuvo nada que ver con una negativa del actor a seguir con el personaje ni con la intención de la producción de dejarlo de lado. Simplemente fue por dinero. Después de ganar el Oscar por su papel en Dallas Buyers Club (2013), el cachet de McConaughey abultó tanto que fue imposible contratarlo para una película de este tamaño.

El segundo cambio está relacionado con la dirección. El interés por la primera Magic Mike (2012) era grande, entre otras cosas, porque se trataba de una de las últimas películas que dirigiría Steven Soderbergh, realizador de Sexo, mentiras y video (1989), Traffic (2000) y las sagas de La gran estafa (2001-2004) y Che (2008).

Ya retirado formalmente, y a tres años de ese estreno, Soderbergh cedió la cabeza de este proyecto a Gregory Jacobs, su asistente durante muchos años y un cineasta sin demasiado éxito de público ni de crítica, con sólo dos películas en su historial además de esta nueva realización.

Es interesante mencionar, aún así, que al delegar su puesto, Soderbergh se convirtió en una especie de monje negro del film. No sólo es uno de los productores de la película, sino que es además el director de fotografía, bajo el alias Peter Andrews, y el editor, bajo el nombre de Mary Ann Bernard.

MUSCULOSOS EN LA CARRETERA

Esta segunda parte comienza cuando Mike ‘Magic' Lane (Channing Tatum), ya retirado del mundo de los strippers y ahora dedicado a la fabricación de muebles, recibe la llamada de uno de sus ex compañeros de escenario con la noticia de que el gran Dallas, su mentor, murió.

Cuando llega al supuesto funeral, sin embargo, descubre que se trata de una mentira creada por sus colegas para convencerlo de presentarse todos juntos a una convención de strippers. Mike tiene el sí fácil y en ese momento descubrimos que estamos frente a una road movie.

En un camión prestado que solía vender yogures congelados, los musculosos que ya conocemos salen a la ruta. Están ‘Big Dick' Richie (Joe Manganiello), el grandote Tarzán (Kevin Nash), el romántico y espiritual Ken (Matt Bomer) y el latin lover Tito (Adam Rodríguez). El único de la primera entrega que no aparece es Alex ‘Kid' Pettyfer. Según los rumores, no se llevó bien con los muchachos durante el anterior rodaje.

Como sea, entre todos ellos, Chaning Tatum vuelve a ser el protagonista indiscutido de la película y también a demostrar que su pasado real de stripper -lo fue antes de dedicarse a la actuación- valió la pena. Verlo bailar y mover su cuerpo con precisión y gracia es lo mejor de la película.

Para todos aquellos que se hayan interesado en el film por los cuerpos esculturales, hay que decir que de eso hay. Quizás un poco menos que en la entrega anterior pero igual alcanza. Lo que falta esta vez es una idea central bien llevada a la pantalla. Aunque eso no hace que deje disfrutarse lo que se da.

==========

STRIPPERS EN EL CINE

Quitarse la ropa es un arte

De eso no hay duda. No todos saben mostrarse como Dios los trajo al mundo con sensualidad y muy pocos hacen escuela al hacerlo. Aún así, desde que Rita Hayworth se quitó los guantes de satén en ‘Gilda' (1946) hasta hoy, varios hicieron escuela en este rubro.

La primera referencia –cómo eludirla- es la película que desvistió a Demi Moore. La idea de una actriz de su talla desnudándose en cámara era tan fuerte que sólo el título de la película bastó para promocionarla. Quién no recuerda ‘Striptease' (1996).

Unos años antes, de todas formas, ya habíamos visto a Kim Bassinger seduciendo a Mickey Rourke en ‘Nueve semanas y media' (1986). Aunque todavía faltaban algunas décadas para que Natalie Portman muestre su sensualidad en ‘Closer' (2004) y Jessica Alba haga lo suyo en ‘Sin City' (2005).

‘Magic Mike' podría considerarse una pionera en el rubro de strippers masculinos, siempre recordando el precedente de la cómica ‘Todo o nada' (1997). Por suerte el mundo cambió, y lo que en un principio se veía como un golpe de guantes se transformó en cachondeo sin prejuicio.