La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cine

Muñecos diabólicos

Juguetes con sonrisas siniestras que provocan escalofríos ya es una apuesta recurrente de la industria del Hollywood. ‘Annabelle 3', de Gary Dauberman, último producto del cine de terror que aprovecha este miedo estremecedor para conquistar al espectador

Para algunos niños, adolescentes y adultos, en la actualidad el cine de terror se disfruta como una alternativa a la comedia, pues según ellos, esas películas ‘ya no asustan'. Curioso, si tomamos en consideración que una de las sensaciones con las que más jugamos es con el miedo.

De hecho, el término terror se define como el sentimiento de pánico en su máxima expresión; es decir, en esos momentos en que los controles del cerebro han sido superados y producto de ese sentimiento, no hay pensamiento racional, por lo que se llega a la parálisis.

En la historia del cine, han sido contados los títulos que logran provocar pavor, miedo, disgusto, repugnancia u horror, a través de historias fantásticas de naturaleza maligna, alteración genética, de supervivencia o máxima criminalidad.

Si bien el terror bebe de las aguas de tradiciones, mitos y leyendas, de las pesadillas y miedos colectivos, al ser plasmado en géneros literarios, artes plásticas, música y cinematografía, se magnifica el sentimiento y se produce un género que capta la atención de la sociedad.

Si tomamos diez títulos fundamentales que en la historia del cine se han ganado la fama como las mejores de terror, tenemos que mencionar necesariamente a: El Exorcista , El Resplandor , Tiburón , La masacre de Texas , La Profecía , La noche de los muertos vivientes , Alien: el octavo pasajero , El proyecto de la bruja de Blair , y los clásicos por excelencia Sicosis y Nosferatu, el vampiro .

En el cine de terror, el público que generalmente se siente identificado con el género busca estímulos emocionales novedosos e intensos a partir de la violencia y la sensación de terror que salga en cada escena.

Hace algunos años se publicó que los estudiantes del King's College de Londres habían diseñado una fórmula que combinaba elementos de suspenso, realismo y capacidad de impresionar para medir el nivel de terror que provoca una película, así como el uso adecuado de la música, balance entre la vida real y la fantasía y la cantidad de sangre derramada.

Las variables habían sido elevadas al cuadrado y las sumaron al factor susto. El resultado dio como triunfadora a la película de Stanley Kubrick, basada en la novela El Resplandor de Stephen King.

Existen distintos tipos de miedo y el género se nutre de ellos para pegar al espectador en sus respectivas butacas. Por ejemplo, cuando se trata de miedo a los niños, los principales referentes son El Exorcista y Los hijos del maíz .

También, existe el miedo a monstruos, y de allí los clásicos como Alien , The Thing. En cuanto a los zombies, toda la colección de George A. Romero y los tributos que nos llevaron hacia la teleserie The Walking Dead , pero no descartemos el cine de terror donde se hacen grandes los muñecos diabólicos.

Los muñecos en el cine

En cuanto a esta tendencia en el cine de terror, una de las primeras versiones se tituló The Great Gabbo (1929), protagonizada por Erich von Stroheim, haciendo de un ventrílocuo. Sin embargo, décadas más tarde, algunos recordarán la serie de televisión de ‘Alfred Hitchcock presenta', donde uno de los primeros muñecos de miedo fue George, del episodio titulado ‘El ojo de cristal', que nos narraba que la historia de un ventrílocuo, Max Collodi, que llevaba siempre consigo a su muñeco George por el mundo. El resto de la historia tenía que ver con un ojo de cristal y gotitas de terror.

También, en la teleserie de ‘La dimensión desconocida', los televidentes se asustaban con Willy, el muñeco de Jerry es un gran ventrílocuo que va descubriendo que Jerry se podía mover sin su ayuda.

‘‘Se trata de la última entrega de una exitosa franquicia construida desde ‘El Conjuro', que sigue las investigaciones de los parasicólogos Ed y Lorraine Warren'

Con el éxito de este tipo de historias, el cine de terror fue incorporando siempre al muñeco como una figura que provocaba un inusitado miedo a un artículo inofensivo que cobraba vida para hacer daño a quien se atravesara por su camino.

Así, logramos conocer, por ejemplo, a los ‘muñecos demoniacos' de una película de 1992 que fue directo al vídeo sobre un traficante de armas herido en una redada policial dentro de un almacén de juguetes cuya sangre derramada despierta a un viejo demonio que fue enterrado años atrás en ese lugar.

Por supuesto que esa trama nos llevaba a la terrorífica fuente de Chucky , el muñeco diabólico (1988), de Tom Holland (Fright Night), cuya nueva versión se estrena en los cines estas semanas, no sin antes recordarnos que otra muñeca nos espera desde hoy en las salas de cine: Annabelle.

Ahora, en su tercera parte, Anabelle regresa a casa, según su sinopsis: ‘los demonólogos Ed y Lorraine Warren están decididos a evitar que Annabelle cause más estragos, así que llevan a la muñeca poseída a la sala de objetos bajo llave que tienen en su casa. La colocan ‘a salvo' en una vitrina sagrada bendecida por un sacerdote. Pero una terrorífica noche nada santa, Annabelle despierta a los espíritus malignos de la habitación que se fijan un nuevo objetivo: la hija de diez años de los Warren, Judy, y sus amigas'.

Se trata de la última entrega de una exitosa franquicia construida desde El Conjuro, que sigue las investigaciones de los parasicólogos Ed y Lorraine Warren.

Muñecos malditos en el cine

Chucky (Child's Play)

Brad Dourif en las películas anteriores y ahora Mark Hamill (Luke Skywalker), de moda por las nuevas de Star Wars, son la voz del más querido y odiado personajes del cine de terror de los últimos 30 años. Andy Barclay es la víctima de un asesino que usa la magia negra para vivir en un cuerpo y toda la maldad entró en un muñequito de juguete, propiedad del chiquillo.

Lotso (Toy Story 3)

De la tercera parte de este clásico del cine, ¿quién no recuerda a Lotso? Se convirtió en una pesadilla tras ser abandonado junto con Bebote y Risas. Hizo sufrir y manipuló a todos, incluyendo a Buzz, haciéndose el dueño de Sunnyside.

El payaso (Poltergeist)

Steven Spielberg en la producción y Tobe Hooper dirigiendo este clásico del terror de barriadas sobre la típica familia americana que se muda a una casa a vivir una enorme pesadilla, cuando los fenómenos paranormales se apoderan de ellos. En medio del pánico, aparece este payaso que empieza a cobrar vida, y pone los pelos de punta.

Billy (Saw)

Cada vez que aparece en video o al lado de los personajes de esta terrorífica franquicia de James Wan, esperamos que Jigsaw prepare un macabro plan para que los cautivos se vayan matando entre sí con esos juegos macabros que siempre tienen una dosis de sacrificio para aumentar el aire perverso de una venganza.

Anabelle (Anabelle)

Es un producto de Raggedy Ann, creada en 1915 por Johnny Gruelle, que en la década de los setenta fue un éxito de ventas, pero por las investigaciones de la pareja de expertos, se llegó a conocer que dentro de la muñeca habitaba un espíritu maligno que pretendía poseer a su dueña tras haberle dado permiso para que entrara en su vida.