Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Cine

Cine y familia en el seno del hogar

En el escenario postpandemia, el mundo tendrá que adaptarse a nuevas medidas para evitar los rebrotes del virus. Las salas de los hogares se han convertido en nuestros nuevos cines. Aquí, un buen repertorio

La familia unida y la casa pasaron a ser la nueva tendencia. El agobiante día a día, la falta de calor de hogar y la poca cercanía familiar son cosas del pasado. La pandémica situación ha puesto nuevos paradigmas en nuestra forma de vida, y ahora es cuando debemos cuidar esa unión y núcleo en nuestros nichos, pues estamos las 24 horas del día en casa.

Cine y familia en el seno del hogarShutterstock

Como padres y madres podemos transmitir más tranquilidad a quienes se encuentran a nuestro lado, especialmente a los hijos, y los hábitos lúdicos del pasado son nuestro presente.

El entretenimiento en el hogar, a través de las plataformas existentes, llámese televisión, computadoras o teléfonos, nos lleva a un estilo de vida que solo veíamos en películas de ciencia ficción y, en algunos casos, esperábamos con ansias que eso pasara. Ahora que en nuestro día a día corremos a las farmacias o supermercados a recoger juegos de mesa para hallar nuevas formas de entretener a las nuevas generaciones, que prefieren voltearse a un lado para consumir lo que las redes sociales determinen como lo más “cool”.

El cine en el hogar está pasando a ser una apuesta de valor considerable, sin embargo, por las cargas de estrés, a propósito del Covid-19, se nos plantean ciertos contenidos que, en familia, deben ser puestos al escrutinio de todos.

No toda la programación matutina es para el hijo menor; no necesariamente todo es teletrabajo, ni toda la programación nocturna es para los papás, así como tampoco la mayor parte del día es para pegarse al teléfono –si eres adolescente–, pero lo que sí es cierto es que la gran pantalla pasó al formato casero por esta temporada y mejor si se recomiendan títulos que ayuden a pasar momentos agradables, al calor del hogar.

Revisando sitios de cine, de los que abundan ahora, me llamó la atención un volumen nada despreciable de películas sobre familias. Entre tantos géneros, podríamos revisar algunos por épocas que bien pueden encontrarse desde el Chromecast, Roku, Youtube, VoD, televisión abierta, televisión por cable, plataformas de streaming y páginas de diversos contenidos.

Si de clásicos se trata, y esta parte es difícil porque pareciera que lo blanco y negro –más si tiene 60 o 70 años de haber sido producido– es como un tabú en la sala. Películas como It's a Wonderful Life, El mago de Oz, Casa Blanca o Milagro en la calle 34 parecieran ser innombrables, a no ser que tengamos la capacidad de poner en contexto la historia, el momento histórico y el recuerdo de que alguna generación disfrutó de esto tanto como Frozen 2 o Toy Story 4.

Luego vienen las recomendaciones de nuestros abuelos que disfrutaron de Mary Poppins, La novicia rebelde, West Side Story (que vendrá con una nueva versión dirigida por Steven Spielberg), Willy Wonka y la Fábrica de chocolates, entre tantas más.

También existen aquellas películas de grata recordación de los padres y que los hijos ven como referentes de series de Netflix, Amazon Prime o vídeos de Tik Tok. Ese es un terreno fértil para reencontrarnos con clásicos como E.T.., Annie, The Land Before Time, Los Goonies, Matilda, Querida, encogí a los niños, Volver al futuro, Cuenta conmigo, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Gremlins, Los Muppets, Mi pobre angelito, Jumanji, Flubber, Un detective en el kínder, K-9, y seguiremos mencionando títulos.

Pero si de películas que tienen como argumento central a la familia, siempre existen ejemplos en comedias ligeras o cine que elige la crítica mordaz y la ironía en las formas disfuncionales en la estructura del hogar, entre ellos, Los excéntricos Tenenbaum, con Wes Anderson dirigiendo un elenco de lujo que lideraba Gene Hackman como el patriarca de una muy disfuncional familia que, en su intento de unirlos, fingiendo un caso terminal de cáncer, logra en cierta medida, que entendamos que las familias no son perfectas. Así como estas “imperfecciones” nos hacen mejores miembros de nuestras respectivas familias se construye la versión de Barry Sonnenfeld de Los Locos Addams, con Raúl Julia y Angelica Huston, que siendo gótica y a veces macabra, tiene un inmenso amor que ofrecer a cada miembro de esta alocada familia. Aunque confieso ser fanático de la teleserie en blanco y negro, la última versión animada me resultó un convincente ejercicio de cine que se puede trasladar a una nueva generación. También aquella familia de súper héroes de Los Increíbles, que llevan un estilo de vida alejados de las hazañas que los caracterizó y eso provoca en el señor Parr, el patriarca, un sentimiento de nostalgia que logra volcarlo a una misión secreta que al final provoca que todos los miembros usen sus poderes para salvar a la humanidad.

Aunque parezca un clisé, la familia por excelencia en el cine sigue siendo la Corleone, a propósito de su saga El Padrino. Por décadas, ellos han sido fuente de experiencias para todas las generaciones e inspiración para los productos cinematográficos que hacen referencia de ella, muy seguida por la familia Skywalker, de Star Wars, por sus nueve entregas llenas de sentimientos encontrados entre padres, hijos, hermanos, en fin, lo que gire en torno del villano por excelencia: Darth Vader.

Podemos hacer una enorme lista de películas sobre familias que bien pudieran revisarse en el seno del hogar, entendiendo que el cine es como un poderoso vehículo de entretenimiento y que facilita espacios para la unión familiar, si todos nos ponemos de acuerdo en disfrutar, analizar y apreciar los trabajos más enriquecedores para nuestras vidas.

Películas sobre familias

Mrs. Doubtfire (2003) 
Daniel Hillard es padre y esposo. Sus hijos lo consideran un padre maravilloso, pero su mujer está cansada de que se comporte como si también él fuera un niño. Tras un accidentado divorcio, aunque lucha con todas sus fuerzas para conseguir la custodia de los niños, el juez no se la concede. Decide entonces hacerse pasar por una señora mayor para poder estar con sus hijos.
Fuente de reseñas: Filmaffinity.com
Mi villano favorito (2010) 
Gru (voz de Steve Carell) es un hombre deplorable que planea el acto criminal más increíble de la Historia: robar la Luna. Incitado por una madre malvada (voz de Julie Andrews), sólo encontrará un obstáculo en su camino: tres niñas huérfanas a las que tendá que cuidar temporalmente.
Meet the Parents (2000) 
Greg Focker (Ben Stiller) es un enfermero que tras anunciar su compromiso con su novia Pam (Teri Polo), tiene que pasar unos días con los padres de ella, para conocerlos. Su encuentro inicial no será muy afortunado, en especial por las suspicacias que Greg levanta en el estricto padre de la novia (Robert de Niro), un padre protector que ha trabajado para la CIA, aunque ahora está ya retirado, y al que es muy difícil impresionar. Desde el principio, Jim rechaza por completo a Greg, pero a medida que lo conoce mejor, su rechazo se convierte en desprecio, y se encarga de convertirse en la peor pesadilla de este hombre que, a pesar de amar a su novia y querer dar una buena primera impresión, cada vez se hunde más en el lodo de su propia ineptitud, y deberá luchar para poder cambiar la pésima opinión que tienen de él los padres de su novia.
Los chicos están bien (2010) 
Nic (Annette Benning) y Jules (Julianne Moore) son una pareja de lesbianas que viven con sus dos hijos adolescentes: Joni (Mia Wasikowska) y Laser (Josh Hutcherson), ambos fruto de la inseminación artificial. Lo que obsesiona a los dos chicos es conocer a su padre biológico, un tal Paul (Mark Ruffalo), que donó su semen a una clínica cuando era joven. Recién cumplidos los 18 años, Joni se acoge al derecho de solicitar información sobre su padre y decide llamarle.
La joya de la familia (2005) 
​Sybil (Diane Keaton) es la matriarca de la anticonvencional familia Stone. Ni a ella ni a su familia les entusiasma la visita de Meredith Morton (Parker), la novia del hijo mayor, una mujer moderna que vive y trabaja en Nueva York. Tras una primera y dura prueba, Meredith pide ayuda a su hermana pequeña (Danes), que entra en casa de los Stone con mucha más facilidad y desenvoltura que Meredith. Everett Stone (Mulroney) es un ejecutivo de éxito con mucho encanto y atractivo.