Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Cultura

Láser contra las estrías

T odos los estudios han concluido que es imposible curarlas, pero un láser que ya está en Panamá es una esperanza para quienes las sufre...

T odos los estudios han concluido que es imposible curarlas, pero un láser que ya está en Panamá es una esperanza para quienes las sufren y han agotado infinitos recursos en su lucha contra las estrías.

Roxana Estévez ya está en los 35 y esta frustración la ha llevado consigo desde hace 17 años cuando tuvo su primer bebé. Aunque compró toda clase de cremas anti estrías, su abdomen no las pudo evitar. Estaba consciente de que este rompimiento de la piel nunca se corregía, pero quería disimularlo, al menos, un poco. Siguió utilizando más y más cremas costosas, pero el problema continuó igual.

Desesperanzada, un encuentro casual, hace cuatro meses, con un amigo suyo, cirujano plástico de profesión, le lleva a experimentar con un tratamiento en apariencia eficaz.

La doctora Anastasia Drohan en su consultorio The Skin Clinic, en Punta Pacífica, es la responsable de haber implementado un tratamiento alternativo en contra de las estrías.

Un poco afligida por cuanto había gastado en cremas, pero con la esperanza de encontrar ayuda, Roxana se pone en contacto con la especialista y después de conocer lo que conlleva el tratamiento decide someterse a los ocho meses de sesiones recomendados.

En la actualidad lleva cuatro y está convencida de haber encontrado lo que quería.

Para conocer más del revolucionario método, la doctora Drohan, ahondó en explicaciones sobre una de las técnicas que aprendió en las universidades de Tulane, Harvard y Baylor en Estados Unidos.

Según ella, antes de iniciar el tratamiento es necesario educar al paciente y crearle expectativas reales. Si bien las estrías nunca se curan, esta fórmula permite mejorar el aspecto de la piel y disimular las huellas de este estiramiento producto del embarazo, un incremento en el peso o en la pubertad cuando los chicos crecen o aumentan de peso muy deprisa.

Al final, asegura, quedarán las finas cicatrices, pero con un color lo más cercano a la piel del afectado.

El costo de este tratamiento varía de acuerdo a la cantidad de marcas y al lugar donde se ubicadan, generalmente en las caderas, senos, muslos, abdomen y glúteos.

La especialista tiene cinco años de trabajar con otros tipos de láser, pero solo tres meses en el que motiva esta investigación. Éste promete una penetración más profunda provocando un proceso de curación natural que acelera la formación de nuevos tejidos sanos para rellenar y atenuar las zonas dañadas.