Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Cultura

Papas, hijos y tareas

TPonernos a hacer la tarea es todo un tema", "Cuando hacemos los deberes siempre terminamos peleando". "Con las tareas empezamos bien, p...

TPonernos a hacer la tarea es todo un tema", "Cuando hacemos los deberes siempre terminamos peleando". "Con las tareas empezamos bien, pero al final es una batalla". Frases que los padres repiten una y otra vez, con éstas o otras palabras. El tema: la tarea.

Más allá del tiempo y el espacio, la situación es recurrente. El regreso de los hijos a casa supone, implícitamente, cierta continuidad escolar, aunque con un ingrediente doméstico: ahora la maestra es mamá.

Cuando las vivencias dejan de resultar gratificantes y se tornan tediosas hay que hacer un alto en el camino y reconsiderar las posiciones tomadas.

La vuelta a casa debiera ser vivida como ese momento esperado del reencuentro: mamá e hijo se reúnen para compartir el relato de las experiencias vividas.

La mayoría de los padres asumen la obligación de tener que hacer las tareas con sus hijos Y, sobre todo, sienten la responsabilidad de que ésta debe estar correctamente hecha.

¿No sería mejor que, quien es el alumno tache, borre, rehaga y aprenda, a cambio de que rellene a la perfección una tarea tal como mamá o papá la dictan?.

Generalmente la exigencia de los padres responde a una necesidad personal de mostrar la excelencia de su hijo y, más aún, la propia.

La tarea debe servir al niño para practicar lo aprendido y a la maestra para evaluar la calidad del aprendizaje.

No es beneficioso para la madre ni para su hijo continuar la escolaridad en casa: mamá se pone nerviosa por tener que explicar algo que ella, probablemente entiende poco.

Que el niño haga sus deberes en forma autónoma es, fundamentalmente, reconocerlo como persona inteligente.