Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Cultura

Poesía de la forma plasmada en el lienzo

PANAMÁ. Pedro Montañez ha residido en el Casco Viejo toda su vida. Por sus calles adoquinadas corría y jugueteaba de niño.

PANAMÁ. Pedro Montañez ha residido en el Casco Viejo toda su vida. Por sus calles adoquinadas corría y jugueteaba de niño.

A poca distancia de su residencia, en las paredes de la galería y restaurante Manolo Caracol, los visitantes pueden apreciar una serie de 14 pinturas, con un tamaño de un metro cada una.

Las obras forman parte de la muestra “14m2”, creadas por Montañez a lo largo de este año. Son cuadros abstractos, que el pintor ha elaborado siguiendo una técnica mixta que comprende el acrílico pero que también incorpora materiales como el lápiz, carboncillo, crayón, grafito, tinta china, etc.

El recorrido pictórico de Montañez se inició en los años setenta, cuando tuvo la oportunidad de aprender junto a maestros de la pintura nacional, como es el caso de Guillermo Trujillo y Juan Manuel Cedeño.

Su obra pictórica ha ido evolucionando con el pasar de los años, desde una pintura a la que califica de “terráquea” (en la que el pintor mezclaba una base acrílica con tierra molida) hasta trabajos que exhiben mayor colorido.

Esta evolución se relaciona, además, con las dimensiones de sus pinturas, desde formatos de tamaño reducido hasta los lienzos de un metro en los que actualmente plasma un arte nacido de una profunda necesidad de “soltar el espíritu, de evitar amarrarse a las convenciones, buscando la libertad de lo espontáneo, aquella que poseen los niños””.