Temas Especiales

02 de Ago de 2021

Cultura

Amor, poder y fama

¿Qué tienen en común Carla Bruni y Michelle Obama?. Además de ser mujeres que han dado noticia el año pasado, son apasionadas y poderos...

¿Qué tienen en común Carla Bruni y Michelle Obama?

Además de ser mujeres que han dado noticia el año pasado, son apasionadas y poderosas. Sus corazones son un espejo de lo que anima sus vidas.

Aquí vamos tras ellas y sus historias.

 Michelle Obama: Gana dos veces lo que su marido y congrega multitudes casi como él, aun así su gran amor es su familia. Algunos la describen como una mujer “sencilla, audaz y atractiva”. Los detractores de su marido la acusan de “resentida, liberal y elitista”. Los conservadores, dicen que es demasiado liberal, aunque en cuestiones familiares para Michelle Robinson la prioridad son sus hijas Malia, de 10 años y Sasha, de 7. Los diarios de Estados Unidos aseguran que sólo aceptó que su Barack compitiera por la candidatura Demócrata después de analizar juntos los efectos que esto tendría en sus hijas y en la seguridad de la familia. El público se enamoró de ella cuando dijo en una entrevista a la revista Ebony: “mi principal función, en caso de llegar a ser Primera Dama, seguirá siendo la de madre y asegurarme de que en esta transición, que será más intensa para las niñas, tengan una vida estable, ordenada y que sepan que van a seguir siendo el centro de nuestro universo”. Michelle creció en una familia de clase media-alta en el sureste de Chicago. Su padre trabajó en la compañía municipal de aguas y fue un demócrata convencido. Mientras que su madre es la típica ama de casa. Ambos soñaban con que sus hijos llegaran lejos por lo que Craig, su hermano mayor, y Michelle fueron a Princeton, donde obtuvo el título de socióloga. Luego se graduó como abogada en Harvard. Trabajó durante tres años en la firma de abogados Sidley & Austin. Fue asistente del alcalde de Chicago, Richard Daley, y ocupó un alto cargo en el departamento de planeación y desarrollo. Fue vicepresidenta de relaciones externas de la red de hospitales de la ciudad. Sus simpatizantes rescatan el hecho de que haya renunciado a su jugoso salario para acompañar a Obama en la carrera por la Presidencia, mientras que los republicanos aseguran que Michelle no demuestra gran interés en sus supuestos deseos de ayudar a la comunidad. Lo cierto es que ella es centro de atención, sobre todo por aquellos que buscan la oportunidad de atacar a Obama y todo lo que lo rodea. Para blindarse, cuenta con un equipo de asesores que controlan lo que dice y hace. Crearon ese estilo que muchos comparan con el de Jackie Kennedy, que la llevó a figurar en la lista de las mujeres mejor vestidas de Vanity Fair. ©PUBLICACIONES SEMANA