Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Cultura

¡Horror, día de lluvia!

L os días de lluvia son terribles para los sofás, las cortinas, los juguetes, el piso y el orden general de los hogares con niños pequeñ...

L os días de lluvia son terribles para los sofás, las cortinas, los juguetes, el piso y el orden general de los hogares con niños pequeños. Apenas empieza el tiempo a encapotarse los padres y los niños suelen entrar en crisis, y pensar qué hacer. Pero si lo piensa bien, la lluvia no es nada. Encontrar una actividad que divierta a toda la familia no siempre es una tarea fácil, los juegos que plantean los mayores les parecen tediosos o aburridos a los hijos. Los psicólogos infantiles siguen afirmando que jugar y divertirse en familia es la base para establecer vínculos y relaciones de complicidad y comunicación.

Por eso, además de tener buenas intenciones y ganas, las madres y los padres deben esforzarse en encontrar actividades atractivas y beneficiosas tanto para ellos como para sus hijos e hijas.

Son muchas las familias que realmente no saben cómo jugar juntos y por eso limitan las actividades a entretener con películas de dibujos animados o con consolas de videojuegos. Los juegos de mesa son una buena opción para estos casos, pero sin duda la diversión está asegurada si son los propios miembros de la casa los que imaginan y preparan sus propios entretenimientos.

Sólo es cuestión de pensar propuestas e inventarse actividades que les gusten a todos y en las que toda la familia pueda participar. Estas ideas, seguramente serán más educativas ya que jugar es crecer, y jugar junto a los padres y madres está comprobado que desarrolla muy positivamente la personalidad de las y los menores.

En el caso de optar por la utilización de películas, tendremos que tener en cuenta que conviene saber lo que están viendo, incluso acompañarles si es posible. En el caso de los videos juegos es necesario saber su contenido para valorar si es adecuado.

Lo primero que hay que hacer es pensar en actividades dirigidas a cada etapa de desarrollo y a partir de ahí dejar volar la imaginación para que la casa se convierta en un auténtico patio de juegos.

Incluso espacios cotidianos como la cocina, tareas del hogar aparentemente pesadas como hacerse la cama, tender la ropa o poner la mesa, prácticas de higiene personal como lavarse los dientes o bañarse pueden convertirse en un juego.

Es una buena idea utilizar los aparatos electrónicos como la cámara de video, de fotos o el ordenador, para entretener a los niños y las niñas sin salir de casa pero no de la manera convencional.

Toda la familia puede jugar a ser músicos o reporteros, grabar canciones o editar videos, al mismo tiempo que se aprende a hacer un buen uso de estos aparatos. ’24 horas con la familia’ sería un buen título para una película en la que todos los miembros de la casa se implicaran y en la que se filmara el quehacer cotidiano del hogar. ‘Las mejores canciones de la familia’ puede ser, por ejemplo, el título del recopilatorio en el que todos canten y graben sus canciones favoritas.

Hacer un cómic con cartulinas y rotuladores o un periódico con fotos de la familia pueden ser otras divertidas ideas.

Las posibilidades son infinitas, es cuestión de intentarlo y verá que la próxima lluvia no será motivo de estrés.