27 de Feb de 2020

Cultura

Cuando el sexo no alcanza

Antonio, de 37 años cuenta que la ansiedad se le ha ido instalando en el cuerpo. El año pasado, aún le funcionaba la masturbación para c...

Antonio, de 37 años cuenta que la ansiedad se le ha ido instalando en el cuerpo. El año pasado, aún le funcionaba la masturbación para conciliar el sueño. El placer y el cansancio hacían el resto. Este año, sin embargo, la economía ha dado el giro definitivo. Antonio se encuentra de baja desde hace un par de meses. Dice que el sexo ha pasado a un plano muy secundario. Y se lamenta: “Ya ni me funcionan mis pajas valium”. ©ELPAIS.SL.