Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Cultura

Los pros y los contras

La doctora Chiquinquirá Blandón explica que un trío erótico puede ser gratificante, pero también puede acabar mal, por ejemplo, cuando l...

La doctora Chiquinquirá Blandón explica que un trío erótico puede ser gratificante, pero también puede acabar mal, por ejemplo, cuando los dos amantes lo asumen como un reto agresivo del uno para el otro o cuando lo toman, de manera frívola, como la tabla de salvación para su desgastada o extinta intimidad. Mucho peor, es el desenlace cuando uno de los dos, la mujer sobre todo, lo hace sólo por complacer a su marido, quien acaso la presiona con abandonarla a ella y a sus hijos. Bajo estas circunstancias, las posteriores recriminaciones enrarecen la relación. Y hay quienes llegan a verse tan afectados sicológicamente, que caen en depresión o ansiedad. Sin contar que un mal trío puede marcar el fin del vínculo amoroso. Por eso, no es descabellado decir que hasta la libertad sexual tiene sus normas. Cuando una pareja ha resuelto medírsele al ménage à trois , la doctora Blandón le recomienda cerciorarse de que lo hace de común y libre acuerdo, bajo la premisa “no hagas nada que no quieras”. En segundo término, ella los insta a no olvidar que no se puede predecir el giro que van a tomar los sentimientos, pues una delgada línea los separa del apego sexual. Es posible que uno de los dos se enamore del tercero, o que éste mismo lo haga de uno de los esposos, lo cual convierte al amor grupal en una batalla pasional. Asimismo, les recuerda que la comunicación debe permanecer abierta como para acordar hasta dónde quieren llegar. En plata blanca, eso implica decir: “quiero hacer esto, no quiero ver esto otro”, e incluso expresar: “esto del trío no me gusta, no más”..