Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Cultura

La sombra azul para trabajar

Alguien tenía que decirlo. Lamento ser yo, pero créanme que no lo digo a la ligera, pues les explicaré mis razones. En realidad no lo la...

Alguien tenía que decirlo. Lamento ser yo, pero créanme que no lo digo a la ligera, pues les explicaré mis razones. En realidad no lo lamento, pensándolo bien es un honor para mí tener la oportunidad de llegar a todas aquellas mujeres que quieren ser cada día más listas en el sentido completo de la palabra. Muchos, muchos lugares o empresas, especialmente las corporativamente grandes, utilizan un uniforme, especialmente las damas. En el 80% de los casos este es un sastre azul marino. Las camisas suelen ser blancas, cremas o celestes.

Adentrándonos en la combinación más obvia, la celeste con azul marino, un 65% de sus modelos se accesoriza con metal plateado, perlas, cristal y un maquillaje predominantemente azul. O celeste. O gris azulado. O turquesa o verde azulado. Error, error, error. A pesar de que cierto tipo de mujer puede usar sombras azules y lucir muy bien por su complexión (esto es, la mujer panameña de tez clara, cabello negro, ojos oscuros, etc.), la mayoría no son candidatas a lucir bellas en este color de sombra. Peor aún si son mates, pues se ven como tiza. No es necesario maquillarse según el color de la ropa. Es lindo, pero no recomendable el 100% de las veces. En el caso del uniforme azul con camisa celeste, y en general, con cualquier tono de uniforme, se recomienda enfáticamente usar tonos neutros de sombra: marrón, chocolate, tabaco, durazno, beige oscuro, gris, ciruela, terracota. Increíblemente es más proclive a ser tomada en serio como profesional una dama que usa este tipo de sombras y evita los azules, morados, verdes.

La sombra azul, siendo como es este un color mágico, emblemático de muchos periodos creativos de los grandes artistas a través de la historia, no es la mejor opción para trabajar, definitivamente. Asumiendo que muchas lectoras tendrán una sombra azul recién comprada, sonriendo desde su precioso empaque y ansiosa por posarse en sus párpados, les sugiero usarla con mucho cuidado, usando brochas para difuminar y aplicando algo de beige o negro ahumado encima para neutralizar y dar un moderno pero corporativo look. A las mujeres de ojos claros que gustan de ponerse sombras azules haciendo juego con sus ojos verdes, grises, azules o pardos, les recomiendo: ojos verdes, sombra rosada intensa; ojos azules, sombra marrón mate; ojos grises, sombra negra muy difuminada; ojos pardos, sombra gris marrón mate. El protagonista es el ojo, su forma, su color, no la sombra. No dejen que sombras artificiales y forzadas se roben el show. La sombra es como el telón, la estrella son ustedes.