Temas Especiales

29 de May de 2020

Cultura

Talento sin fronteras

PANAMÁ. A tan sólo un año de graduarse como médico, la vida de Ricardo Velásquez dio un giro de 180 grados. Sus ojos les fueron abiertos...

PANAMÁ. A tan sólo un año de graduarse como médico, la vida de Ricardo Velásquez dio un giro de 180 grados. Sus ojos les fueron abiertos al momento en que apreció su evolución vocal y comprende que Dios le concedió un instrumento especial capaz de producir alegría en los corazones de muchas personas.

Con una formación local del tenor americano Constantino Smith, la soprano americana Betty Phillips, así como un continuo estudio en el Conservatorio del Liceu de Barcelona, Velásquez es considerado el mayor exponente masculino que posee Panamá en el canto lírico.

La voz es su instrumento fundamental pero a éste se le suma la capacidad para entrar en la piel de los personajes, estudiándolos al detalle, para luego encarnarlos con toda la autoridad que sólo poseen los grandes intérpretes.

Panamá, Estados Unidos y España han sido fieles testigos de su talento. “Con cada presentación voy creciendo como artista, pero sin duda, cuando canto en Panamá crezco mucho más. El apoyo y afecto de mis seguidores y el calor humano que siento cantando en casa me dan mucha fuerza y energía para seguir adelante en los momentos complicados que atravieso estando lejos de casa”, confiesa.

Entre las obras que le han dado mayor satisfacción se encuentran “Madame Butterfly” y “La Boheme” de Puccini; “El barbero de Sevilla” e “Il Signore Bruschino” de Rossini. Por otro lado, también disfruta el género de la zarzuela (ópera en español con diálogos) pues se adapta muy bien a su tipo de voz.

Recientemente Velásquez fue convocado por Plácido Domingo y la Ópera de Los Ángeles para unas audiciones muy importantes que podrían dar un giro significativo ensui carrera. “De salir positivo el asunto, probablemente tendría que mudarme a Estados Unidos por unos años. De lo contrario, tengo pensado quizá mudar mi residencia a Alemania o Viena, así tendría los teatros más cerca y los viajes serían mas cortos”, explica.

Actualmente el barítono se prepara para ofrecer este mes dos conciertos en España.

Por su parte, 2010 será un año cargado de mucha actividad musical con varias óperas como Il Signor Bruschino y La Traviata en Europa, así como de otra, que aún está por definir, en el festival Caramoor en Manhattan, New York.

A finales de abril estará llevando a cabo el Primer Festival de Ópera en Panamá y posteriormente en agosto la quinta versión de Ópera Joven. Con respecto a ésta última, “ha sido la mejor forma que he encontrado hasta el momento de mostrar a nuestro país, de un modo muy profesional pero juvenil, lo que es el canto lírico y la ópera, lo que significa ser un cantante lírico y lo importante que es para un país el tener una temporada de ópera estable como la tienen la mayoría de los países del mundo”, explica.

Si hay algo que motiva a Ricardo continuar con su carrera es “mostrar lo que soy a través de mi voz transmitiendo sensaciones que sólo se pueden describir haciendo lo que hago”. Asimismo, “ser de motivación para muchos jóvenes que tienen el talento, pero que quizá no se atreven a dar el paso necesario para conseguir el éxito”, concluye.