Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Cultura

La televisión por cable reinó

A finales del siglo XX, el género más saludable en la televisión tal vez, era el sitcom (comedias de media hora), con exitosísimas comed...

A finales del siglo XX, el género más saludable en la televisión tal vez, era el sitcom (comedias de media hora), con exitosísimas comedias como Seinfeld , Frasier , Friends y Everybody Loves Raymond (1996). Sin embargo, los espacios de series dramáticas y otro tipo de programación presentaban grandes signos de cansancio debido, sobre todo, a las limitaciones establecidas por el Parents Television Council, organización encargada de velar por un contenido apto para la familia en televisión abierta de los Estados Unidos. Además, estas comedias vieron sus últimas etapas a finales del siglo XX y el público se preguntaba si las nuevas producciones las igualarían.

El vacío dejado por la televisión abierta con sus grandes cadenas fue llenado por las producciones de los canales de televisión por cable, ofreciendo a los televidentes temas tanto más atractivos como atrevidos que no pueden ser censurados al tratarse de un sistema pagado. Así, empezamos a ver series como Los Soprano , con alto contenido violento, Six feet under , Sex and the city , Damages , Big Love y Weed , con temáticas poco convencionales pero muy llamativas. También aparecieron en escena programas como Queer as Folk (2000) y The L Word (2004), cuyo tópico es la vida de grupos de personas homosexuales y lesbianas respectivamente. Un detalle positivo de las producciones de los canales de cable ha sido el interés por la realización de series y miniseries latinoamericanas como Epitafios , Mujeres asesinas , y Capadocia.

La aparición de estas series inyectó nuevos bríos a las cadenas tradicionales que, por no quedarse atrás, han llevado al aire productos interesantes como 24 (2001), una trama de espionaje en tiempo real y Grey's Anatomy (2005), serie que toma lugar en un hospital pero que más bien trata de la interacción y relaciones entre un grupo de cirujanos internos. Otra vertiente que ha ocupado gran parte de esta década es la de las series dedicadas a la investigación de homicidios y que involucra sofisticadas técnicas científicas y pericia forense. Esta tendencia sería iniciada por CSI (2000).

No podemos dejar de mencionar el género de mayor crecimiento durante estos años: la telerrealidad (reality shows). Aunque su nacimiento está bastante lejos de ser actual —el género tuvo sus inicios a finales de la década del 40 con los programas de cámara escondida y más adelante se limitó a la cobertura del trabajo de algunos profesionales como policías, bomberos o médicos— este tipo de programas logró su más alto nivel con la creación de concursos de supervivencia o de talentos como el canto, el baile, el modelaje y el diseño, entre otros. Las más populares han sido Survivor , The bachelor , American Idol y Latin Aemrican Idol , Big Brother , The amazing Race , America's Next top Model.