Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Cultura

Hombre de entretenimiento POLIFACÉTICO

‘Soy una persona muy afortunada’, así se describe Alejandro Lagrotta. Aquel niño que jugaba en su casa con una batería de juguete mientr...

‘Soy una persona muy afortunada’, así se describe Alejandro Lagrotta. Aquel niño que jugaba en su casa con una batería de juguete mientras su madre hacía los quehaceres del hogar, ahora es un reconocido cantautor en el ámbito nacional e internacional.

Pero, la cara de Alejandro como cantautor es muy conocida por todo el público panameño y por eso esta vez le hemos preguntado algo más sobre sus logros y proyectos.

MÁS QUE CANTAR

La dedicación y esmero de este artista lo han llevado a obtener logros que él jamás esperó. Uno de ellos es formar parte fundamental en la Academia de Música de Panamá (AMP). Como él mismo nos explica, la academia es producto del sueño de dos venezolanos.

‘Yo tuve la oportunidad de conocer hace un par de años a un grupo de jóvenes venezolanos que vinieron con algunos ahorros y dos mudas de ropa. Ellos llegaron con una meta y un sueño, hacer una academia de música en Panamá, misión en la que muchos ya habían fracasado’, relata.

Cuando los venezolanos lo llamaron y le contaron sobre el proyecto en plena construcción, Alejandro se enamoró de este y desde entonces los ha apoyado decididamente.

De allí en adelante, Alejandro empezó una nueva faceta en su vida, como profesor en la AMP.

‘Mi apoyo ha sido sin int erés, los he asesorado en publicidad y proyectos, prestándoles mi imagen para llamar a más personas, dando seminarios de capacitación y motivando a los jóvenes, ya que yo creo en la educación. Es más, yo soy un producto de ella’.

UNA GRAN SORPRESA

‘No era algo a lo que aspiraba ni tampoco me lo esperaba’, esto es lo que nos dice Alejandro cuando le preguntamos sobre su nueva experiencia como presentador de televisión en el más reciente proyecto de TVN, ‘Mi Gran Talento’.

‘Ellos me presentaron la oportunidad y yo le pedí a Dios que si eso era para mí que se diera, y así fue’.

Gracias a este programa, Alejandro siente que creció como profesional, pues ha conocido a mucha gente de la cual ha aprendido un mundo de cosas y sobre todo se ha convertido en herramienta para ayudar a muchas otras personas.

Pero no todo es color de rosa, como nos cuenta este artista panameño.

‘E s difícil, ya que es mi primera experiencia en esto y respeto inmensamente a los que lo hacen de lleno, pues una cosa es treparse en una tarima y dejar que la música sea tu escudo y otra es seguir un guión. Es como una gran improvisación con libreto’.

CONFUSIÓN

Debido a los valiosos cambios que ha tenido Alejandro en su vida, muchas personas le han hecho preguntas sobre su carrera como cantante, cosa que lo decepciona. ‘Varias personas me han preguntado que si ya no voy a cantar más, lo cual me hace ver que todavía nos falta mucho por entender la figura del ‘hombre de entretenimiento’. En un país como Estados Unidos, los cantantes tienen disqueras, bailan, hacen teatro, presentan programas y hasta participan en el cine. De eso se trata, hay que aprender y crecer, y más en una plaza como esta.

Hoy por hoy, con su atrevimiento y su locura, Alejandro no solo es cantautor, sino también productor musical y de espectáculos, empresario, apoyando e impulsando carreras de otras personas.

¿Cómo se logra todo esto? ‘Pues nunca en pos de hacer una cosa he soltado las otras, sino que las he añadido al paquete, sumando y aprendiendo, ahí es donde está el secreto. Pasé de ser un joven con guitarra en mano a ser un empresario del mundo del entretenimiento’.