Temas Especiales

25 de May de 2020

Cultura

Habilidades para la Vida

E. l microbús se detuvo frente a una escuela en la ciudad de Monterrey en México. Los periodistas descendimos sin dejar de mirarnos uno...

E

l microbús se detuvo frente a una escuela en la ciudad de Monterrey en México. Los periodistas descendimos sin dejar de mirarnos unos a otros. ¿De qué trata esto? Los estudiantes ya se habían retirado y las aulas estaban vacías. En el patio, también desierto, nos hicieron formar en filas.

No pudimos evitar recordar los años de escuela, etapa crucial no solo en cuanto a lo académico sino también en nuestra formación como seres humanos.

Por grupos fuimos entrando a aulas determinadas donde una maestra se haría cargo. Para mis adentros pensé, ‘Cualquier cosa menos una clase de matemáticas’. Sobre cada pupitre había un marcador, un lápiz y un libro de trabajo. Se podía leer en la cubierta ‘Trazando mi propio destino’.

La clase empezó e inmediatamente nos dimos cuenta de que no se trataba de una asignatura conocida. ‘Reúnanse en grupos de cinco y estudien el caso de la página 27’, instruyó la maestra. El caso hablaba de una chica de 14 años llamada Angélica que fue invitada por sus amigas a una salida nocturna. Salió de su casa con la autorización de sus padres y las recomendaciones de siempre: ‘De regreso no más tarde de la una de la mañana, no salgas con desconocidos, no bebas alcohol’. Angélica iba con sus amigas pero además con unos amigos de aquellas que no conocía, bebió un ponche de frutas con sabor algo extraño y después no supo más. A eso de las 6 de la mañana fue depositada en su casa, inconsciente y sin mayores recuerdos.

FRENTE A LA REALIDAD

Responsabilidad, toma de decisiones, medición de consecuencias, una serie de elementos emergieron en la discusión de los grupos dentro del salón de clases. Que si la culpa había sido de Angélica por desobedecer, que qué clase de amigas eran aquellas que permitieron que aquello le ocurriera, que cómo es que los padres permitían que una chica menor de edad estuviera fuera hasta altas horas de la noche, que qué le había ocurrido realmente a Angélica y por qué no soltaba prenda.

El consumo de alcohol, la presión de grupo y la rebeldía son situaciones en las que se ven involucrados la mayoría de los adolescentes de hoy y para la que ninguno tiene un manual de instrucciones que le diga cómo proceder. En los grupos de trabajo, en cambio, pudimos ver la situación de manera un poco más amplia gracias al árbol de solución de problemas en la página 31, del método D.E.C.I.D.E. explicado en la página 45 y la caja de herramientas para la vida en las páginas 84 y 85 del manual para alumnos del programa ‘Trazando mi propio destino’.

Luego del ejercicio en el que todos tuvimos la oportunidad de volver al colegio, el salón de clases se tornó en una sala de conferencias donde los periodistas tuvimos la oportunidad de aclarar todas nuestras dudas.

Periodistas de varios países estábamos en Monterrey gracias a una invitación de la empresa Fomento Económico Mexicano (FEMSA) - dedicada a la comercialización de cervezas, cocacola, agua y otros refrescos en varios países latinoamericanos además de operar una cadena de tiendas en ciudades mexicanas - para conocer su proyecto social estrella.

EL PROYECTO

Este esfuerzo fue desarrollado a petición de FEMSA, por especialistas de la Universidad de Monterrey, UDEM con el objetivo de buscar habilidades que les permitan tomar decisiones en todos los aspectos de su vida, presentándoles actividades tanto vivenciales como de reflexión. Como resultado los alumnos desarrollan habilidades de tipo social, cognitivo y de control de emociones.

Anik Vares, jefa de acción Comunitaria de Femsa, presentó datos relevantes sobre el programa. ‘Se trata de un programa de habilidades para la vida que está inserto en los esfuerzos formativos de miles de niños y jóvenes’, comenta.

La Secretaría de Educación de México se encarga a través de los maestros, de hacer llegar los contenidos del programa a chicos de diversas comunidades en dos ciclos distintos: de 5º de primaria a 1º de secundaria y de 2º de secundaria a 1º de preparatoria en 10 sesiones de una hora clase. Se trata de historias inconclusas que permiten que los estudiantes reflexionen y construyan a partir de temas como salud, valores, familia, amigos, relaciones con padres y amigos y problemáticas sociales. Profesionales de la UDEM supervisan constantemente el trabajo de los maestros que son apoyados con tecnología educativa que les permite ser autodidactas.

La oportunidad para resolver situaciones que pueden ocurrir a cualquiera y en cualquier momento, ha llegado a unos 745 mil estudiantes de edades entre 11 y 17 años de edad, de forma sencilla y lógica. ‘Trazando mi propio destino’ se inició en 2007 y hasta el momento se ha implementado en escuelas de cinco estados mexicanos. Al momento se trabaja en la expansión del programa a más estados mexicanos y a otros países de Latinoamérica. En Brasil ya se ha establecido un piloto. Su efectividad lo ha convertido en el programa insignia de Femsa.

HACIA UNA MEJOR SOCIEDAD

La sociedad mexicana se ha visto golpeada por una intensa ola de violencia y corrupción que ha generado preocupación en sectores tanto públicos como privados. ‘Trazando mi propio destino’ viene a ser una respuesta preventiva que llega a estudiantes en un momento en que más dirección necesitan: la adolescencia, pues se ha visto que educar ofrece mejores resultados que prohibir.

‘Todo apunta hacia la necesidad de encontrar nuevas respuestas para nuevas problemáticas’, comenta Vares, ya que la única constante de la vida es el cambio y todas las respuestas no se encuentran en los esfuerzos formativos teóricos, técnicos y tecnológicos, que es donde se basa la educación actualmente. ‘Las habilidades de comunicación, toma de decisiones, pensamiento crítico y de negociación, son también necesarias para un desarrollo saludable, y también son habilidades valoradas en el lugar de trabajo’, añade.

Datos obtenidos de una serie de informes técnicos de Programación para la Salud y el Desarrollo de los Adolescentes de la Organización Mundial de la Salud de 1999, establecen que el enfoque de ‘habilidades para la vida’ constituye una estrategia de trabajo eficaz para afrontar la compleja realidad del contexto sociocultural en el cual vivimos actualmente.

Preocupa la poca conciencia de jóvenes y adolescentes al tomar decisiones que pueden afectar para siempre su vida y la de los demás.

Con este programa se busca formar en ellos un carácter fuerte que les permita tomar las mejores decisiones para enfrentar la vida diaria, que elijan practicar un estilo de vida saludable y que se conviertan en un factor de cambio para ellos mismos, para sus familias y para su comunidad.