Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Cultura

De púlpitos, cretinos y estupideces

AULLIDO DE LOBA. El arzobispo de Granada, Javier Martínez, en su homilía dominical de hace unos días rebuznó algunas opiniones que nece...

AULLIDO DE LOBA

El arzobispo de Granada, Javier Martínez, en su homilía dominical de hace unos días rebuznó algunas opiniones que necesito exorcizar de mi mente y sacarme del sistema para sofocar mi rabiecilla. Este insigne asno mitrado considera que el que una mujer aborte ‘da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer (…)’.

Odisur, (Servicio para la Comunicación de los Obispos del Sur de España), al hacer pública esta animalada supina, creyeron necesario explicar estas palabras y lo hicieron diciendo que: ‘El arzobispo se refería a que si la madre es capaz de matar a su propio hijo, el varón tiene entonces autoridad absoluta para hacer lo que quiera con ella y con su cuerpo’.

Imagino que con esta columna me tiraré encima a varios creyentes que están en contra del aborto, pero me gustaría que estos cenutrios apoyaran entonces también el que los familiares de los niños violados por curas pudieran hacer lo que les diera la gana con los abusadores ensotanados.

¿Es correcto? Pues si es así que avisen, porque un par de padres estarán felices. Y un par de abusados también. Además, este animal (con el perdón de los animales, es que con la ofuscación se me quedan cortos los adjetivos calificativos para un zopenco de este tamaño) se da el lujo de añadir que el genocidio judío fue chicha de piña comparado con la legalización del aborto…

¿Pero cómo se puede ser tan gilipollas? En una sola homilía justificó la limpieza étnica, diciendo que los crímenes nazis no fueron tan repugnantes como el aborto (hombre, donde vamos a comparar la muerte de seis millones de judíos, que ya sabemos que mataron a Jesús, con la desaparición de unos cuantos proyectos de cristiano en ciernes, almas perdidas para Dios) y el abuso a las mujeres (supongo también que si la violación se da a mujeres que encima no son cristianas eso ya tiene hasta el nihil obstant marcado, ¿no?). Me imagino que tan digno pastor también justifica las cruzadas y que la mujer tenga que pedir permiso al varón para hablar.

Hablando de Dios, en serio, ¿alguien puede explicarme a qué Dios le rezan los badulaques como este? ¿Cómo es posible que en una iglesia católica que propugna el mandamiento de Jesús de ‘amaros los unos a los otros’, un berzotas como este haya llegado a ser obispo? ¿Por qué? ¿Quién con dos dedos de frente deja que este mastuerzo pueda subirse a un púlpito y dirigirse a gente que lo escucha y a lo peor hasta le cree?

Se quejan de la falta de vocaciones y no se dan cuenta de que zoquetes así son los que dan mala fama a la Iglesia. ¿Quién en su sano juicio permitiría que un hijo suyo entrara en el seminario después de haber oído cosas como esta? ¿Y si la estulticia se contagia en los seminarios? Sí, vale, hay muchos curas que son buenas personas… pero lamentablemente los que destacan son los de este jaez. Y asustan.

Tiparracos como él deberían estar encerrados en un monasterio de clausura, pero en uno de los de verdad, como en la Edad Media, época que según sus propias declaraciones, le es tan grata, para que a ver si el cilicio, el látigo, el jergón, el pan y el agua, y el silencio, le hacían meditar en lo que sale de su boca antes de pronunciarlo. Porque espero que sus palabras no hayan empujado a ningún hombre a violar a una mujer, pero si, por estas casualidades del destino, algún alienado sintió justificado su abuso, deberían, al mitrado obispo, de colgarlo por las pelotas. Total, el pecado de palabra también está registrado en la Iglesia, ¿no? Pues según su propio razonar, en el momento en el que pecas pueden abusar de ti. Así que ya sabéis, ojo avizor y soguita preparada.