01 de Oct de 2022

Cultura

Un embutido technicolor

P rimero los vimos en los jóvenes que representan la esencia del estilo passa passa. Ahora el mismo corte skinny en los pantalones, que ...

P rimero los vimos en los jóvenes que representan la esencia del estilo passa passa. Ahora el mismo corte skinny en los pantalones, que queda tan pero tan mal al 98% de la gente, se tiñe de color e inunda al resto de la sociedad de consumo. ¿Mi opinión? Totalmente prescindibles, hacen más mal que bien. El otrora cuerpo de pera de las latinas ha evolucionado (o involucionado, depende de los gustos) hacia torsos un poco muy largos, de cintura poco acentuada y un rollito alrededor de la cadera alta que distingue a flacas y no tan flacas, gracias al corte a la cadera y el exceso de spandex que hace creer a una chica talla 10 que puede entrar realmente en una talla 4, exprimiendo su pobre cintura y órganos internos a niveles peligrosos para la salud.

A esto agregamos el efecto triángulo invertido de un pantalón skinny , el cual fue ideado para mujeres cuyos muslos son casi tan delgados como sus pantorrillas (léase Kate Moss, Londres), y que la latina de generosas caderas y carnes usa sin preocuparse de sus pantorrillas que llegan en degradé hasta los tobillos.

La aplicación de color ha sido tan tecnificada que su uso debería ser sólo inteligente y orientado a que la persona luzca bien. La posibilidad de lucir bien en un pantalón skinny amarillo narciso (soleado y vibrante) es de una en un millón (esa ‘una’ es una chica de 15 años, alta, delgada y que no consume comida chatarra). Solución: si el corte skinny desea ser usado sin importar cómo quede, preferir tonos intensos u oscuros: negro, azul, morado, verde inglés, blanco (que se considera intenso y es un tono muy limpio) y complementarlo con blusas, túnicas, tops y cardigans en tonos vibrantes que le den al rostro (ya que esa es la finalidad de usar color cuando deseamos embellecernos) la luz correcta para generar comentarios como: ‘qué bien te ves, que lindos colores’… en vez de un dudoso ‘me gusta ese tono lila de tu pantalón’, lo cual ni por asomo significa que uno se vea bien realmente.

ASESORA DE IMAGEN