Temas Especiales

26 de May de 2020

Cultura

Preocupa en Italia el futuro de los estudios de Cinecittà

Un paseo por los estudios de Cinecittà en Roma es un viaje a través de la historia del cine mundial, desde la Florencia del Renacimiento...

Un paseo por los estudios de Cinecittà en Roma es un viaje a través de la historia del cine mundial, desde la Florencia del Renacimiento hasta la Nueva York del siglo XIX, que según sus empleados en huelga, corre el riesgo de desaparecer para siempre.

El suceso

Una pancarta gigante donde puede leerse ‘Cinecittà ocupado’ cubre la legendaria fachada de estos célebres estudios, construidos en los años 1930, a favor de los cuales hacen campaña realizadores internacionales, desde el británico Ken Loach hasta el francés Claude Lelouch. El motivo de la disputa es un proyecto de modernización que prevé la división y traslado de los estudios a varios puntos, no lejos de la capital, con un número creciente de trabajadores subcontratados y la construcción de un hotel destinado a los equipos de rodaje. Una manera, según los promotores del proyecto, de devolver a Cinecittà su vocación internacional. Pero, según los representantes de los aproximadamente 220 trabajadores de los estudios, el proyecto podría conllevar la supresión de los puestos de ingenieros de sonido, diseñadores de decorado y sastres que cuentan con décadas de experiencia.

‘Es un pedazo de Italia lo que se desmorona. Utilizan la crisis económica para sus propios intereses’, afirmó Roberto Casula, de 53 años, ingeniero de sonido que, desde hace 28, trabaja en Cinecittà. Los manifestantes, que viven en tiendas de campaña delante del edificio, amenazan con permanecer en el lugar hasta que la dirección abandone su plan. Sin embargo, la actividad (visita turística, rodaje...) continúa en estos estudios de 40 hectáreas con trabajadores subcontratados.

Su historia

Los estudios de Cinecittà fueron construidos en 1937 por orden del dictador fascista Benito Mussolini para competir con los grandes estudios de Hollywood del momento. Alcanzaron su máxima gloria con el rodaje de grandes producciones como ‘Ben Hur’ o ‘Cleopatra’. Desde entonces, el lugar ha permanecido casi igual. Los métodos de trabajo artesanales de sus trabajadores son considerados obsoletos por la dirección y cada vez se ruedan menos películas.