Temas Especiales

24 de May de 2020

Cultura

Un ‘hit’, por generaciones

PANAMÁ. M uchas canciones se vuelven famosas, otras solo se escuchan por un tiempo y luego desaparecen, pero algunas se tornan inmortale...

PANAMÁ. M uchas canciones se vuelven famosas, otras solo se escuchan por un tiempo y luego desaparecen, pero algunas se tornan inmortales por al profundidad de su lírica y el sentimiento que producen en quien la escucha, como ‘Historia de un Amor’, herencia de Carlos Eleta Almarán, quien falleció el pasado miércoles, 16 de enero de 2013, a la edad de 94 años.

Esta canción romántica le ha dado la vuelta al mundo, ha sido cantada por un sinnúmero de personas y probablemente nuevos artistas continuarán grabando versiones novedosas.

‘Historia de un amor’ nació tras una tragedia’, dice el bolerista y humorista, Antonio Fernández Gómez, mejor conocido como Tony Fergo, amigo de Eleta Almarán. ‘La cuñada de Carlos Eleta Almarán había fallecido y su hermano y socio, Fernando Eleta, se había sumido en una profunda tristeza, pues su compañera ya no estaba’, comenta Fergo.

El ver el sufrimiento de su hermano, por su amor ya fallecido, fue inspiración para que en los años 40 naciera la canción que hasta hoy se escucha con gran fuerza.

‘ ‘Ya no estas más a mi lado corazón/ en el alma sólo tengo soledad/ y si ya no puedo verte/ por qué Dios me hizo quererte/ para hacerme sufrir más‘, es la primera estrofa de un hit encadenado de generación a generación, lo cual lo convierte casi en una inmortalidad’, explica Fergo.

La famosa canción fue en primera instancia presentada al grupo Los Panchos, quienes decidieron no cantarla y se les escribió otra. Quien sí fue uno de los que estrenó ‘Historia de un Amor’, fue el cantante chileno Lucho Gatica, recuerda Fergo.

El tema, que no tuvo un estreno formal se fue dando a conocer en todo el mundo, convirtiéndose en un hit mundial, cantado en varios idiomas. No había un solo cantante que no la tuviera en su repertorio y aquello se tornó en un poder multiplicador, porque cantantes de menor talla la incluían en sus inicios, lo que hizo posible que ‘Historia de un Amor’ pasara de generación en generación. ‘La canción sobrevive y queda’, relata Fergo.

Pero, pese a la popularidad de su canción, cuya segunda estrofa dice: ‘siempre fuiste la razón de mi existir/ adorarte para mí fue religión/ en tus besos yo encontraba/ el calor que me brindaba/ el amor y la pasión’, Fergo recuerda a Carlos Eleta Almarán como un empresario: aquel criador de caballos pura sangre, amante del béisbol y del boxeo (fue uno de los apoderados de Roberto Durán en sus inicios), que tenía una personalidad sumamente sencilla, con nada de vanidad, un individuo que se sentía mejor en las gradas de pueblo del hipódromo, que en las más elegante y sofisticada fiesta.

‘Debo decir que la misma creatividad para la música, la tuvo para crear empresas. Junto a su hermano Fernando Eleta hizo posible la televisión en Panamá’, concluyó Tony Fergo.