Temas Especiales

17 de May de 2022

Cultura

La batalla del flow

PALABRA. Los minutos pasan y los chicos ya quieren que empiece ‘la plena’. El ‘scratch’ del DJ anuncia la descarga de rap que se avecina...

PALABRA. Los minutos pasan y los chicos ya quieren que empiece ‘la plena’. El ‘scratch’ del DJ anuncia la descarga de rap que se avecina. ‘Batallaaa..’, grita el presentador, y dos concursantes entran al ruedo. Ambos luces confiados, como dos gallos orgullosos. Desenfundan sus micrófonos como si estuvieran exhibiendo sus espuelas antes de la pelea..

A medida que avanza ‘La Batalla de los Gallos Red Bull’ los 16 concursantes van afilando la lírica. Cada palabra es como un daga, lanzada con ritmo y precisión. No hay lugar para los aficionados. Mucho menos cuando el premio que está en juego es la oportunidad de viajar a España para grabar un disco junto con otros raperos de América Latina.

--------Tu dices que improvisas... ¡No improvisas nada! ¡Te voy a regalar un carrito para que vendas chicha y empanada!, improvisa uno de los participantes...

‘Es como estar presenciando el ‘Reto de trovadores’, pero en rap’, comenta Ari De La Guardia, relacionista de Red Bull, empresa que organiza ‘La Batalla de los Gallos’, una competición anual de ‘freestyle’ (estilo en que se pueden hacer las letras del rap) cuya primera edición se remonta al año 2005. Participan Chile, Perú, Colombia, República Dominicana, Argentina, España y Panamá

Las palabras vuelan como balas. Cada MC -como se les denomina popularmente a los intérpretes del rap- aprovecha su turno para demoler verbalmente al adversario, en un despliegue de lírica y cizaña. El otro responderá a su tiempo. Y tratará de al menos nivelar el daño recibido...

ESTILOS ENCONTRADOS

Había sido una larga noche. Tanto para ‘Kenny Man’ como ‘Lil G’. Cada uno rapeaba a su manera: el primero sabía rimar y ‘romper’ al contrincante, pero se cuidaba siempre de usar términos ofensivos. Por su parte, la lírica de ‘Kenny Man’ era mucho más agresiva.

--------------En tarima él es un bufón, pero si quieres rapear rapea con mi ‘microphone’, le espeta a ‘Lil G’ mientras que con una mano se agarra la entrepierna....

El mensaje es claro y efectivo. ‘Lil G’ luce asustado y perdido sobre la tarima, como un boxeador después de haber recibido el golpe de gracia... No obstante, el joven rapero se recupera y lanza un contraataque... Todavía no pareciera haberse sacudido toda la ofuscación que lleva encima cuando el presentador lo interrumpe...

-------------¡Tiempo!!!!!!!!!

El ruido de las barras crecen y también lo hace la expectativa dentro del local de Villa Agustina, en el Casco Viejo. Hasta que llega el momento en el que el jurado, compuesto por Latin Fresh, Big Time Cannabis y Jaguar, se pone de pie, proclamando unánimemente a ‘Lil G’ como ganador.

‘En las salidas anteriores ‘Kenny Man’ lo hizo mejor, pero en el round final cogió ansiedad. Empezó a usar términos ofensivos que no debía emplear, y puso a las barras en su contra’, explica Latin Fresh. Añade que durante la primera salida del último round el jurado escogió a ‘Kenny Man’ como el mejor, pero que en el momento decisivo la presión del público fue demasiada, por lo que los jueces le otorgaron la ventaja a ‘Lil G’ al final. ‘La calidad de lírica y el manejo de la rima de ambos finalistas fue profundo y coherente, lo que hizo que nosotros los jueces tuviéramos una ardua tarea’, precisó el rapero Big Time Cannabis después del concurso.

Fue por eso que, a pesar de que la lírica de ‘Kenny Man’ tuvo la belicosidad de una trifulca de barrio, ‘Lil G’ fue escogido como el ganador... El propio ‘Lil G’ reconoció, al final de la batalla, que ‘‘Kenny Man’ improvisa mucho mejor que yo... acepto eso, llevo poco en esto’. Pero ya la suerte estaba echada... Sería él quien recibiría el aplauso del público, posaría junto a las sensuales azafatas de Red Bull y viajaría a España.

RAPEROS EN MADRID

Jean Carlos Remón es el nombre real de MC ‘Lil G’, el ganador de la versión panameña de la ‘Batalla de los Gallos’. Aparte del rap, practica el skateboarding, escribe literatura, toca el piano y la guitarra, estudia ingeniería en sistema computacional en la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP). También ha formado parte del conjunto folclórico ‘Ritmo y Raíces Panameñas’ y de la selección nacional sub 23 de voleibol.

Ya sea en el deporte o en la danza, ha representado a Panamá en países como Italia, Francia y Honduras. Actualmente se encuentra en España en los estudios Red Bull participando en la grabación de un disco compacto que contará con siete pistas interpretadas por los campeones raperos que hayan salido de las diferentes competencias realizadas en países latinoamericanos. Junto a él viajó el productor Edwin Moya, mejor conocido en la escena artística local con el mote de ‘Anakin’.

A los 17 años ganó su primera competencia de rap, superando a ‘Jaguar’, precisamente quien fuera uno de los jurados de ‘La Batalla de los Gallos Red Bull’. ‘Tomé el micrófono, me colocaron un ritmo e improvisé lo que sentía y a la gente le encantó lo que hice en la tarima’, recuerda acerca de estas primeras incursiones en este género musical.

Considera que el rap es una forma de arte, por lo que no lo ‘ensucia utilizando malas palabras’. ‘En Panamá tienen esta idea de que las palabras sucias son atractivas en el rap, y ése no es mi estilo. Esta es la razón principal por la que yo no quería entrar, no soy de la línea del rap que destruye con palabras obscenas a mi contrincante’, asevera este fanático de Eminem, Latin Fresh, Rebel Maid, Big Time Cannabis, etc.

‘Lil G’ y ‘Anakin’ estarán retornando hoy al Istmo, luego de una semana en España. El MC señala que espera que la canción grabada en Madrid contribuya a dar a conocer a ‘Panamá como un país en el que también se hace rap’, a pesar de ser el reggae el género que actualmente predomina.