Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

Crónica para sentimentales de Escudo

PANAMÁ. Este conjunto de nueve narraciones del último libro de la salvadoreña, Jacinta Escudos, nos introduce en el mundo de unos person...

PANAMÁ. Este conjunto de nueve narraciones del último libro de la salvadoreña, Jacinta Escudos, nos introduce en el mundo de unos personajes que están cansados de vivir, ensimismados en sus rutinas, y, peor aún en sus miedos. Es un libro, en efecto, para nosotros, gente y lectores del tiempo moderno, donde parece que ya no hay espacio para salir de nosotros mismos.

No importa si son personajes masculinos o femeninos que, por otra parte, muestra la calidad de la autora que no conoce fronteras de géneros para hacernos creíbles y convincentes sus personajes. Lo cierto es que comparten el hecho de que están muy ocupados consigo mismos, con sus cabezas y en el laberintos de sus (des)pasiones.

Solo en un cuento, Relato Judicial, se puede encontrar el impulso de salir de sí ya sea por el amor o por una verdadera confrontación con el otro. Otro personaje, que solo puede conciliar el sueño frente a la televisión, representa el vacío absoluto de una vida sin sentido llena de temores.

Pero, en efecto, el cuento que le da título al libro, Crónica para sentimentales, resume en gran parte el espíritu del libro cuando el personaje, como si hubiese leído a Schopenhauer, se dice lo siguiente: ‘no quería pasar de nuevo por ningún dolor. Y por ello, la idea de clausurarme del amor era buena’. Algunos intentan, de alguna manera el amor, pero mueren en el intento o, mejor dicho, son tanto los temores y las circunstancias ’reales’ o ’imaginarias’ que lo impiden, que terminan tan frustrados como al comenzar la narración.

Es así, entonces, que el personaje principal de su Crónica para sentimentales, que, además, es nostálgico, trata de revivir una pasión de juventud con un sexualmente atractivo ‘niño’ de 18 años que, finalmente, termina diciéndole – el niño – que ‘no tengo tiempo’, palabra tan conocida en este tiempo para describir el desinterés y el cansancio.

Leer Crónica para sentimentales es quizás el mejor espejo donde no queremos vernos.