Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Cultura

Territorio de corredores

Los domingos y feriados son los días en que el Parque Summit se llena de corredores, quienes buscan aire limpio y un entorno natural don...

Los domingos y feriados son los días en que el Parque Summit se llena de corredores, quienes buscan aire limpio y un entorno natural donde completar sus prácticas deportivas.

Cuando se haya quedado para correr en grupo es conveniente hacer una primera reunión en un punto de encuentro en los límites de la ciudad -como por ejemplo una gasolinera- para dejar algunos autos allá estacionados y viajar hasta el parque en el menor número de vehículos posibles.

PREPARATIVOS

En la ciudad siempre es un dolor de cabeza estacionarse. Pero frente a la entrada del Parque existe un amplio estacionamiento donde estacionarse. Cerca del área hay varias instalaciones de cuerpos de policía, por lo que es una zona segura. Esto no significa que no sea necesario tener en cuenta las precauciones habituales de dejar los vehículos cerrados y sin objetos a la vista.

Incluso aunque sea en horas antes de la madrugada, se puede correr bastante bien por el extremo de la calle que conecta Summit con Gamboa, pero es recomendable llevar ropa reflectiva (chalecos). También es buena idea equiparse con sistemas de iluminación como frontales en la cabeza o viseras con luz.

Iniciar nuestro entrenamiento en horas tempranas nos permitirá disfrutar de una agradable temperatura, de la experiencia de la selva que despierta. El poco tráfico vehicular permite apreciar los misteriosos ruidos y los vivos colores.

Descripción de la ruta

La ruta desde los jardines de Summit hasta el puente vehicular de Gamboa tiene una longitud aproximada de 8 kilómetros y está jalonada por continuas subidas con sus correspondientes bajadas, convirtiéndose en un trazado en el que el corredor trabajará tanto el fondo como la potencia.

En ese punto podemos realizar el giro de retorno, o -si queremos alargar nuestro entrenamiento- cruzaremos entonces el vetusto puente de madera sobre el Lago Gamboa. El mismo se encuentra en malas condiciones, por lo que hay que mirar al piso aunque estemos tentados de observar la belleza del propio lago y del Canal de Panamá que discurre a su lado.

Si tenemos suerte incluso podremos tomar fotos a barcos transitando por el Canal y el ferrocarril que conecta Panamá con Colón. Una vez superado el puente llegaremos a Gamboa donde hay una estación de policía por si requerimos de algún tipo de asistencia. Si no queremos estacionar en Summit sino en Gamboa y hacer el recorrido a la inversa, este es también un buen punto para estacionar los carros al lado de la estación.

CONSERVACIÓN

Es importante estar pendiente de que toda el área es de especial conservación, ya que está dentro de los límites del Parque Nacional Soberanía. Si se conduce un vehículo se debe estar atento de hacerlo dentro de la velocidad permitida, debido a que es frecuente que la fauna local cruce la calle (es común ver el cadáver de algún animal atropellado).

Mientras corremos, debemos ser igualmente respetuosos con los animales que podamos observar, sin asustarlos o agredirlos. Abundan especies como el ñeque, armadillo, gatos solos, perezosos, iguanas y cientos de aves, como los ruidosos papagayos que suelen volar en pareja.

Como deberemos cargar con nosotros la hidratación y el alimento que nos harán falta para completar nuestro recorrido, es menester tener especial cuidado de no tirar envoltorios vacíos y basura al piso, ya que al caer la lluvia estos acabarán contaminando las quebradas y los lagos circundantes.