Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Cultura

El poder se traslada a los consumidores

PANAMÁ. Hace un tiempo un economista en la India decidió crear un banco cuyos clientes meta fueran personas de muy bajas recursos, que b...

PANAMÁ. Hace un tiempo un economista en la India decidió crear un banco cuyos clientes meta fueran personas de muy bajas recursos, que basara su esquema de garantías en la misma comunidad y que permitiera a las personas crecer en sus pequeños proyectos. Nace así el famoso ‘Banco de los pobres’, que es hoy uno de los bancos más grandes de la india, con millones de dólares en su haber y con una de las morosidades más bajas de la industria.

Este es uno de los primeros proyectos conocidos donde se aplicó el concepto de innovador o emprendedor social. Se considera que cuando se crea un emprendimiento o empresa donde el fin último sea que la sociedad avance o que un problema de la misma desaparezca, se esta enfrente de uno de estos casos.

Contrariamente a lo que muchos piensan, las empresas creadas no son de caridad, son negocios y la mayoría de las veces son muy rentables.

En Panamá se han comenzado a dar los primeros pasos a este respecto, ya han comenzado a aparecer emprendedores sociales que crean empresas con un fin de solucionar varios problemas de la sociedad Panameña.

Algunos de los que he conocido personalmente son Nestor Vallester, quien trabaja en la creación de ecosistema de emprendimiento e innovación social; Jorge Matsufuji quien trabaja en esquemas colaborativos para solucionar problemas ciudadanos, y Alexandra Schjelderup que esta luchando por la creación de ecosistemas que soporte la economía basada en las industrias creativas y culturales.

El público -y sobre todo los inversionistas- han dejado de ver a estas personas como si fuesen una suerte de ‘Quijotes’, pues en el mundo muchos de los más exitosos emprendimientos han comenzado como innovaciones sociales. Trabajar por la sociedad puede ser un buen negocio. Comparto la visión de que en un futuro las empresas que no aspiren a ser parte de la sociedad, perderán su mercado pues los consumidores de hoy saben que tienen poder.