Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Cultura

El arte de poder pensar en el entorno

PANAMÁ. La responsabilidad social empresarial se ha puesto de moda. Como en su momento se hablaba de internet, globalización o CRM, ahor...

PANAMÁ. La responsabilidad social empresarial se ha puesto de moda. Como en su momento se hablaba de internet, globalización o CRM, ahora escuchamos este término por todos lados.

Tenemos que poder ir más allá de su simple mención. Si buscamos con atención descubriremos un fenómeno que se viene gestando desde hace mucho tiempo, y que bien entendido y aplicado puede generar una plataforma de sinergía entre los empresarios y la sociedad en general.

La filantropía y el mecenazgo tienen su génesis en personajes que disponían de grandes recursos y deseaban revertir algo de bienestar a la sociedad que los generaba. El problema es que muchas veces la sociedad no estaba preparada para recibir eso que se le estaba entregando. También podía suceder que lo entregado no respondía a las necesidades reales de los individuos de la misma.

La RSE moderna busca crear procesos de interlocución entre las partes involucradas, de forma que unos y otros obtengan lo mejor de esta relación, posibilitando además la generación de más procesos que se auto potencian a medida que el éxito comienza a enmarcarlos. Para que todo esto se dé de forma fluida, se requiere mucha información viajando en ambos sentidos. Sin la misma la RSE se asemeja a un niño que desea pegarle a la piñata con una venda en los ojos. Puede que le pegue en algún momento, pero también puede hacer mucho daño a su entorno mientras lo intenta.

No es casual que muchos de estos procesos se estén dando hoy día en empresas relacionadas con la tecnología y el mundo del conocimiento. Son estas empresas las que mejor han entendido la necesidad de conocimiento compartido y las ventajas que se logran cuando los entes que participan de un proceso son capaces de compartir sus motivaciones, métodos y metas.

Debemos entender que no se puede ser un empresario exitoso en una sociedad fracasada. Tarde o temprano los problemas del entorno nos alcanzan y hacen inviable cualquier emprendimiento. Debemos tener la capacidad de ‘unir los puntos’ y ver que en las sociedades donde los empresarios nos involucramos de una forma clara y directa con la sociedad y sus problemas, la misma nos premia comprando nuestras ideas.

Pero…¿cómo hacemos para quitarnos la venda y romper la piñata?, les dejo algunas ideas para que reflexionen al respecto:

-Hay que tener los objetivos claros, no se puede ayudar a todos en todo.

-Es importante identificar correctamente a los gestores de proceso. ¿Quién recibe? ¿Cuál es la comunidad de apoyo? ¿Quiénes son los líderes de los procesos?

-Es importante tener una batería de indicadores claros, debemos saber que el esfuerzo que hacemos es correcto y que se dirige a dónde queremos que llegue.

-Debemos apoyar procesos en los que realmente creamos. Las comunidades sienten cuando lo que se da no es sincero. En vez de sumar, el proyecto puede comenzar a restarnos credibilidad frente a las mismas.