Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Cultura

En defensa del barrio

John Boyle, cinta marrón en jiu-jitsu, y sus estudiantes intercambian golpes en la parte trasera del gimnasio, en una terraza abierta al...

John Boyle, cinta marrón en jiu-jitsu, y sus estudiantes intercambian golpes en la parte trasera del gimnasio, en una terraza abierta al paisaje de la Bahía de Panamá. O a lo queda de él. La fase final de la Cinta Costera está casi concluida. En vez del horizonte marino hacia el que entornaban sus miradas los poetas y enamorados, ahora se levanta un anillo de concreto que rodea por completo al Casco Viejo. Uno de los muchos cambios que ha sufrido San Felipe y sus moradores en los últimos años.

También se han dado otras transformaciones, unas que van más allá de lo meramente estético o paisajístico y que han involucrado el desalojo de antiguos residentes de la comunidad. ‘Están haciendo hoteles y sacando a la gente humilde y pobre del barrio. Quieren convertir al barrio en un área exclusiva para gente de plata’, comenta Elton Brown, un discípulo de Boyle que reside en el sector.

Brown denuncia que las leyes que deberían resguardar al Casco Viejo y a sus residentes solo se aplican a quienes no poseen recursos económicos, mientras que se busca beneficiar a los inversionistas que intentan lucrar con el atractivo colonial del sector.

Aunque prefiere no abordar temas relacionados con la política, en su gimnasio Boyle guarda camisetas negras con una leyenda que reza: ‘Fight for Casco (Pelea por el Casco)’.

Pero en realidad la batalla de Boyle es por la gente, por el ‘material humano’ que encontró en esta comunidad cuando se mudó al Istmo procedente de los Estados Unidos. Es una lucha que pretende conducir hasta el corazón de San Felipe y El Chorrillo, y para lo cual busca todos los aliados posibles, ya sea dentro del Gobierno o en las ONGs.