Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Cultura

Agualusa: "Un nuevo movimiento literario en África está creciendo"

El literato elogia los avances en esa materia del continente y reprocha el "régimen dictatorial" en su país de origen, Angola.

Agualusa:
El poeta nigeriano Tade Ipadeola firma autógrafos luego de que se le concediera el Premio Nacional de Literatura, en Lagos, Nigeria, el 6 de marzo del 2014  .

El escritor angoleño José Eduardo Agualusa se muestra optimista sobre las posibilidades del continente africano a nivel cultural y habla ya de la aparición de un "nuevo movimiento literario que está creciendo y seguirá haciéndolo en los próximos años".

Así lo explicó hoy en una entrevista con EFE en el archipiélago luso de Madeira, donde participó en un Festival Literario en el que fue uno de los autores más aclamados por el público, reflejo de su éxito en ventas tanto en Portugal como en Brasil.

Crítico con el Gobierno de Angola, al que califica directamente de "régimen dictatorial", censura la pasividad de las autoridades occidentales -especialmente de las portuguesas- respecto a la situación que vive su país.

Con varios premios en su currículum, entre ellos el "Independent Fiction Prize" a mejor obra de ficción en idioma extranjero, Agualusa es autor de novelas como "Nación Criolla" -en la que narraba el "desprecio" de Europa hacia África- o "El vendedor de Pasados", con un notable éxito comercial.

El escritor, que espera publicar en 2014 un nuevo libro que ya está "terminando", es uno de los nombres destacados de la literatura africana y cuenta con varias obras traducidas al castellano y editadas en países como Colombia, España o México.

A juicio de Agualusa (Luanda, 1960), existe una nueva generación de autores en el continente, liderada por los nigerianos, que comienza a sobresalir y que ya es "conocida y reconocida" más allá de sus fronteras, un triunfo que consiguieron antes otros como el mozambiqueño Mia Couto o el Nobel sudafricano John Maxwell Coetzee.

"Tiene que ver con el desarrollo económico de África, pero también con que es un continente lleno de historias, con una gran diversidad cultural. Lo que faltaba eran los instrumentos para que las personas pudieran contar esas historias y ahora empieza a haberlos", explicó.

La mayoría de los países africanos "han conseguido educar a una parte de su población, pese a las dificultades y los errores cometidos", según Agualusa, quien afirmó que lo que se ve ahora "es apenas el principio de un movimiento que va a crecer todavía más".

Para el escritor, esta fuerza cultural que empieza a irrumpir puede ser clave para el futuro del continente, dado que "el libro es un espacio de pensamiento y el pensamiento transforma el mundo".

Agualusa comenzó a escribir mientras estudiaba Ingeniería Agrónoma en Lisboa, carrera que no llegó a acabar, y subrayó que el ingrediente principal para dedicarse a la literatura es "la pasión tanto por iniciar una historia como por acabarla".

"Yo escribo por curiosidad, porque cuando comienzo a escribir nunca sé cómo va a acabar el texto y quiero saber qué les va a pasar a esos personajes", apuntó.

El literato es una de las voces más críticas en su país con su presidente, José Eduardo dos Santos, quien acumula 34 años en el poder y al que acusa de "usar fondos públicos para fines privados".

"No hay democracia en Angola (...) No es por casualidad que la hija del presidente es la mujer más rica de toda África. Seguimos gastando mucho más en armamento que en educación", lamentó.

El sobresaliente crecimiento económico registrado en los últimos años en Luanda es, en su opinión, "distorsionado", debido a que "los pobres siguen siendo pobres, los ricos son más ricos y sigue sin haber casi una clase media".

Agualusa censuró la escasa atención de Occidente a la situación angoleña, y se mostró especialmente decepcionado con Portugal. Lisboa "tiene una relación de sumisión al régimen angoleño (...) El país ahora con la crisis depende mucho de Angola, que compra bancos y medios y hace infraestructuras en Portugal", argumentó.

Sus opiniones le han generado "problemas" en Luanda, "tal y como ocurre con cualquiera que tenga una voz crítica", una situación que dice que se ha extendido también a Lisboa.

"Incluso en Portugal veo hoy que hay una incomodidad de los poderes públicos en relación a mi persona. Por ejemplo, soy miembro del jurado del Premio Camoes -el más importante de las letras lusas- pero nominado por Brasil, Portugal nunca tendría coraje para proponerme", aseguró.