Temas Especiales

08 de May de 2021

Cultura

La letra de García Márquez más vigente que nunca

Un homenaje sencillo, con lectura, sin lujos fue la forma en la que tres escritoras recordaron al contador de Latinoamérica

La frescura es sinónimo de vida y eso llenaba La Casona en la noche del pasado viernes 20 de junio.

Cuando se terminó de resumir la agitada vida del fallecido nobel colombiano. Se pasó a leer La Hojarasca .

La novela corta escrita por Gabriel García Márquez, publicada en 1955, es conocida por mostrar por primera vez Macondo, el pueblo ficticio hecho famoso en Cien años de soledad y cuando Gabo la escribía seguro nunca se imaginó que un joven panameño, de no más de 23 años, en el siglo XXI pasaría al frente para narrar un fragmento de ésta.

Seguido Zakira leyó un párrafo de El Coronel no tiene quien le escriba , una de las más célebres de las escritas por el autor y su protagonista, un viejo coronel que espera la pensión que nunca llega, es considerado como uno de los personajes más entrañables de la literatura hispanoamericana del siglo XX. Además, la novela de 92 páginas fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX del periódico español El Mundo .

Quizás entre las más grandes cosas que hizo Gabriel García Márquez fue poner en el mapa las historias de los latinoamericanos, las contradicciones, alegrías y dolores de un continente que no se puede entender con cifras estadísticas, sino con realismo mágico.

Lo que siguió, en la velada, fue un cadáver exquisito con frases escritas por los presentes, que tímidamente iban acercándose para escribir su pensar. Entre esas personas estaba Eneida Freitas, quien llegó con su esposo a la actividad. Se enteró por las redes sociales y vino a compartir un viernes tranquilo de la mano de los escritos de Gabo.

‘Me enteré de la actividad por las redes sociales, ahora mismo estoy leyendo la biografía de Gabo escrita por Gerald Martin y donde cuenta cómo un latinoamericano cualquiera se convirtió en uno de los hombres más importantes del siglo XX. Sus escritos y su vida son una maravilla’, relató Freitas.

La poesía también tuvo su momento en la noche, cuando se leyeron 2 poemas de Ruben Darío y Guillermo Valencia, poetas que —según declaraciones del mismo Gabriel García Márquez— influyeron en su amor por la literatura y su labor como escritor.

Para las 9:30 de la noche Zakira le ponía la voz al cuento El ladrón de sábado , una historia increíble, así como es el continente que describía Gabo, y a la vez graciosa.

Así terminaba el acto en el que además de la faceta de escritor se recordó la labor como periodista de Gabriel García Márquez, cuando formó parte de la primera agencia latinoamericana de noticias Prensa Latina , donde trabajó con escritores como Rodolfo Walsh, Jorge Ricardo Massetti, Ángel Boan y Rogelio García Lupo.

Los presentes leyeron también escritos propios y dieron su opinión de lo que significó Gabo para Latinoamerica.

Los organizadores dieron las gracias por asistir a la primera actividad de este colectivo literario formado por tres mujeres que, como latinoamericanas, tuvieron sueños en común con los escritos de Gabo, y de forma popular sin mucho protocolo dijeron ¡Gracias¡, al indeleble hijo de Aracataca y de toda América Latina.