Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Cultura

‘Música para planchar’, las baladas que no pasan de moda

El amor y el despecho se mezclan con canciones que sobreviven y se convierten en clásicos latinoamericanos

Si el caso fuese buscar al mejor, nunca nos pondríamos de acuerdo. La balada es un género que marcó una época, en Latinoamérica durante los 70’s y 80’s, y que hoy todavía suena en todas partes.

De Silvana Di Lorenzo a Ednita Nazario y de El Puma a Camilo Sesto, todos conquistaron corazones con letras que se podrían corear en cualquier reunión, porque siempre hay alguien que, culpando a la madre o a la abuela, logró memorizarlas a punta de repetición.

Aún hay horas enteras de radio dedicadas a la ‘Maldita Primavera’ y a los animales rastreros, todos fantasmas de relaciones pasadas, amores imposibles, queridas frustradas y pasión desbordada.

Los ‘Miércoles Inolvidables’ de Stereo Azul son sólo un ejemplo. F.M. Corazón, por otro lado, básicamente se dedica a los enamorados y sus encuentros y desengaños expresados en ese tipo de canciones.

Inclusive, YouTube está plagado con recopilaciones ‘Del Recuerdo’ y de ‘Música para planchar’, y la cantidad aumenta si se conoce el nombre del autor.

Yuri acumula más de los 2 millones de resultados, al igual que Sandro, entre listas de reproducción, versiones originales, covers , versiones propias. En ese rincón del ciberespacio, Paquita La Del Barrio sigue vigente y comparte escenario con el que en algún momento entre los 90’s y los primeros años del siglo XXI, pudo verse entre los grandes de la balada moderna, Ricardo Arjona.

El género sigue produciendo éxitos y en esta época, ya fusionado con ritmos del Pop, sigue ganando fieles seguidores.

‘Todavía se ponen baladas en todos lados. Se escuchan todo el tiempo, la gente las pide’, asegura DJ Foster, quién tiene experiencia en la radio nacional y eventos privados.

Según explica el DJ, el género ha evolucionado para mantenerse vivo y recurre a sintetizadores y otros arreglos musicales para sonar moderno y complacer a las nuevas generaciones.