Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Cultura

Parra, en la memoria de su pueblo

Agradeció al público presente y a la presidenta Michelle Bachelet,  aseguró que el piano que utilizó en 1842 se lo regaló su abuelo

Con un concierto de piano de su nieto Cristóbal Ugarte ‘Tololo’ en uno de los frontis del Palacio de La Moneda culminaron en esta jornada los homenajes a Nicanor Parra, el creador de la antipoesía que este viernes cumplió cien años.

Mientras interpretaba tres melodías alusivas a ‘El hombre imaginario’, ‘Autorretrato’ y ‘El individuo’, de fondo se escuchaban los poemas de Nicanor, mientras las imágenes del antipoeta eran proyectadas en las paredes de la sede del Ejecutivo.

‘Tololo’ que agradeció al público presente y a la presidenta Michelle Bachelet, señaló que el piano que utilizó en sus interpretaciones es de 1842 y que se lo regaló su abuelo Nicanor.

La mandataria estuvo acompañada por varios ministros, entre ellos la ministra de Cultura, Claudia Barattini, quien dijo a los periodistas que ha sido un momento muy bello, para clausurar de alguna manera este festejo por los 100 años de nuestro gran poeta.

‘Lo que hemos visto esta noche ha sido maravilloso’, enfatizó Barattini.

‘Tololo’, que ha sido el nieto más cercano de Nicanor Parra, explicó a los presentes que la presentación de esta noche realizada en la Plaza de la Constitución, en el frontis norte del palacio, fue preparada por cuatro meses.

La presentación se cerró con las palabras ‘Feliz Cumpleaños Nicanor’. La conmemoración del centenario de Nicanor Parra se venía celebrando desde hace días con diversos actos culturales entre ellos el ‘Parrafraseo Nacional’, convocado por el Consejo de la Cultura y las Artes que fue una verdadera fiesta ciudadana para el creador de la Antipoesía, nacido el 5 de septiembre de 1914.

Parra, galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 1969 y con el Cervantes en 2011, cumplió cien años el viernes pasado, pero los chilenos lo ven cada vez más como un ser imaginario que se asemeja al personaje del más perfecto de sus poemas.

Enclaustrado en Las Cruces, en el litoral central de Chile, Parra sigue creando. No da entrevistas, ahuyenta a los periodistas, se enoja frente a las cámaras, y su figura física se va difuminando en la memoria de quienes son ajenos a su círculo más íntimo

SUS TRABAJOS

A partir de la década de 1960 la producción de Parra se hizo prolífica: Versos de salón (1962), Canciones rusas (1967), Obra gruesa (1969), Artefactos (1972), Sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1977), Nuevos sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1979), Chistes para desorientar a la poesía: Chistes parra desorientar a la policía (1983), Coplas de Navidad (1983), Poesía política (1983) y Hojas de Parra (1985).

Cada uno de estos libros revela las premisas de su modelo antipoético.