Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Cultura

Espejismos del “boom”

Un homenaje a las manos detrás del concreto, una visión distinta del negocio inmobiliario. ‘Romper el cielo' se presentará en  ‘JUNTA

Hay miles de historias que orbitan dentro de un edificio cuando aún está en construcción. Son testimonios por los que quizás ninguna persona, que vive en una inmueble ya terminado, se interesa.

Probablemente nadie quiere saber en qué pensaba un soldador cuando emplomaba algunas de las bases de una torre, cómo se sentía un albañil cuando repellaba una de las paredes de la sala, o qué le preocupaba a un pintor ultimando algunas columnas con barniz. Estos relatos se pierden en el tiempo, en la memoria, en el cemento que se seca, o en cuanto se oyen las órdenes del capataz.

En 56 stories Jonathan Harker documenta —con tomas desde un montacargas— el espectro humano de este proceso inmobiliario, el arte de dar a luz edificios. Una sola toma retrata a obreros en su atmósfera de trabajo, mientras que el número inscrito en el título representa los 56 pisos que articulan el inmueble y las 56 historias en esta ecuación de bloques.

En una conversación entre el artista y los obreros emergió la confesión de que para ellos una construcción se convierte en un segundo hogar. Una condición que cambia súbitamente cuando completan el trabajo. Recogen las máquinas, las herramientas, y abandonan el espacio sin poder volver a entrar ni ver el resultado final.

LOS OTROS PLANOS DE UNA CONSTRUCCIÓN

Esta cinta que proyecta la doble vida de un edificio —y la rigidez del sistema económico de clases en el Istmo— forma parte de la muestra colectiva Romper el cielo , que inicia el 7 de mayo en ‘JUNTA espacio de arquitectura', un espacio de intercambio de ideas ubicado en Bella Vista.

El nombre tiene su origen gracias a un verso del poema Trozo del panameño Demetrio Herrera Sevillano ( La canción del esclavo , 1947), el mismo en el que se basó Harker. El hecho de que hayan transcurrido casi cuatro décadas y los versos sigan teniendo vigencia en un contexto actual captaron la atención del artista, quien convirtió la obra en un video y canción de punk , en colaboración con tres músicos.

Celine Domengie se une a la exhibición con ‘una mirada aún más radiográfica de la construcción'. Se trata de su serie fotográfica Penélope , en la que se imprime la labor de los reforzadores —aquellos que están encargados de realizar la tarea artesanal y meticulosa de amarrar las barras de refuerzo. Lo que podría parecer un detalle nimio, es en realidad un paso fundamental para darle vida a la técnica conocida como hormigón armado. Este entrelazado evoca la lona que el personaje de la mitología griega (Penélope) tejía sin la preocupación de delimitar un fin a su oficio. Un homenaje visual a aquellos cuya labor artesanal se vuelve invisible por la fatal naturaleza del concreto.

El aporte de Fernando Alda se inclina más hacia lo abstracto. Su arte consiste en captar imágenes con perspectivas planas, sacando del contexto de la construcción aquellos gestos y trazos confeccionados por los albañiles. La razón de la existencia de estas marcas es netamente práctico, un simple guía que recuerda la orientación del trabajo, de algun oficio.

Estos momentos efímeros de las construcciones, en paredes o muros poco antes de que el proceso de edificación termine, han sido inmortalizadas por el ojo de Alda para revelar al público el sentido estético de estas señales.

La única serie de la muestra que no surge de una construcción como tal es la obra Ciudad modelo de Donna Conlon. Fue hace cinco años que la artista retrató las maquetas de unos proyectos. ‘Probablemente la última generación de maquetas promocionales, antes de ser reemplazadas por renderings tridimensionales', exponen Johann Wolfschoon y Ramón Zafrani de JUNTA.

Para Donna esta práctica descontinuada representa lo que podría ser una escultura que retrata un ‘microcosmos ideal y superficial'. Esa fragilidad del carton, del papel y plástico conjugados con pegamento, fuerzan su condición para plantearle al cliente la utópica perfección que puede ofrecer una nueva casa, un nuevo apartamento.

Para aterrizar ese idealismo al mundo, a la cotidianidad y lo real, las instantáneas de Donna capturan los momentos precisos en los que el tiempo, un golpe brusco o el aire, despega algunas piezas. El desarme de la promesa platónica que rezan las inmobiliarias solemnizando sus proyectos.

==========

DATOS DE LA EXHIBICIÓN

‘Romper el cielo' agrupa el trabajo de 4 artistas en torno al boom de la construcción.

La muestra se inaugurará en ‘JUNTA espacio de arquitectura' el jueves 7 de mayo a las 7:00 pm.

En la sala de video del espacio se estará proyectando ‘Matías Hernández' del arquitecto Darién Montañéz, una secuencia de video del río con ese nombre que cruza la ciudad.