Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Cultura

¿Quiénes bailan, por qué y dónde?

El baile en pareja se mantiene para algunos géneros, pero cada vez son menos los espacios en los que se comparte una pieza de baile

Bailar es comunicar. Durante los años de la colonización española era la forma de resistencia y rebeldía de los esclavos, ante la opresión. También fue la expresión de rebeldía con el rock en los años 50. Amor, sensualidad, rebeldía y más se puede expresar mediante el movimiento del cuerpo al ritmo de la música. En pareja puede representar el principio de algo, una excusa para dar un primer beso o simplemente el disfrute de dos personas.

El baile cuenta con características propias del lugar donde se práctica, en las zonas del trópico, es mezcla de diversión y seducción. Hacia el sur de Latinoamerica, en las zonas de Uruguay y Argentina, el tango se apodera de los descendientes de inmigrantes italianos ubicados en Buenos Aires. La melancolía es su clave.

Y así podríamos seguir enumerando las distintas expresiones culturales que muestran las características de un pueblo al ritmo de la danza.

Y nosotros ¿qué?

‘En Panamá ya no se baila, lo hacen en bodas o ocasiones especiales ante una insistente animación del grupo musical', explica Susana Quintero, administradora de Producciones Zafiro.

Por su parte José Manuel Jiménez, bailarín profesional desde hace 12 años y a la vez organizador de eventos artísticos, explicó que ‘todo ha evolucionado las nuevas generaciones se enfocan más en los concursos de baile, muchos aprenden viendo video, nuestros padres no contaban con esa facilidad, las nuevas generaciones bailan de modo más profesional, más estilisado, se preocupan por mejorar técnicas'.

Hoy existen academias de bailes, pero pocos lugares comunes para bailar salsa, merengue o típico. Aunque los inmortales toldos de música folclórica permanecen firmes al igual que sus asistentes.

A diferencia de las discotecas de hoy que va a tono con la música de moda internacionalmente, con uno que otro bache de salsa, merengue o calipso, las de antes ‘sí eran discotecas', así lo afirma Vanesa Aranda, quien vivió la época de Rock Café, Discoteca Baccus y Moods. Estos espacios eran destinados para jóvenes de entre 18 a 30 años, entre los años 90 y hasta el 2005. ‘Se ponía reggae, pero también los clásicos de la salsa y el merengue, los chicos te sacaban a bailar, además se hacían tributos a Óscar de León, Héctor Lavoe, Eddie Herrera y Willie Colón. Hoy la gente sale a beber, pero no a bailar', aseguró Aranda de 32 años.

LO QUE HAY HOY

Actualmente quien quiera bailar salsa puede ir al Magnum eventos, al Paradise Banquet hall, al Magestic Casino donde se dan clases de salsa, al Fantastic de Albrook Mall, Crown Casino de El Hotel Panamá y al Royal Casino donde gente va hasta los fines de semana con la intención de disfrutar de una pieza de baile.

Si bien hay ausencia de lugares bailables, aún sobreviven los Bohíos Alegres y los infaltables toldos típicos que no pasan de moda.

El panameño sigue bailando, pero los motivos varían según generación. Las personas que pasan los 30 años aún lo hacen por diversión, por ‘esa plena' que tanto gusta y los más jóvenes si aprenden a bailar prima el valor de hacerlo bien, con técnica, para bailar en coreografías.

Para el sociólogo Marcos Gandasegui, este cambio social viene en proceso desde hace 30 años atrás. ‘El problema no pasa por un cambio de sensibilidad, al panameño le sigue gustando su música. Lo que se vive es un cambio de mercado ya que es más costoso sostener una sala bailable o toldos ya que los ‘antros' mal llamados bares se han tomado los espacios públicos, siendo espacios donde no se baila sino que se comercia con lo ilícito, donde el negocio no es el de ser un espacio bailable como tal', detalló, Gandaseguí.

Para el estudiso de las dinámicas sociales, los espacios bailables como tal, sobreviven únicamente en el interior, ya ‘el turismo viciado como herramienta del mercado ha acondicionado nuestra vida nocturna' alejándola de las verdaderas costumbres del pueblo panameño.

Hoy, si se quiere bailar es mejor organizar una fiesta en casa, porque al salir a una discoteca no nos reconocemos en la música.

==========

A BAILAR

Lugares que ofrecen clases de salsa, merengue y bachata y dónde practicarlos

En el Fantastic Casino y el el Paradise Banquet Hall en Obarrio se ofrecen clases de salsa.

Crown Casino del Hotel Panamá y el Royal Casino del Centro Comercial El Dorado son lugares para ir a bailar en pareja o en grupo.